La revolución energética colombiana

Ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez Londoño.

El Ministerio de Minas y Energía le está apostando a la transformación energética con el objetivo de consolidar un sector eficiente, confiable y sostenible de energía eléctrica. Para hacer más resiliente la matriz de generación eléctrica, el Gobierno Nacional está impulsando el aumento de la capacidad instalada de energías renovables. La jefe de la cartera, María Fernanda Suárez, sueña con un país donde todos los hogares cuenten con un servicio de calidad y sobre todo sostenible, como una señal clara de equidad para los colombianos.

El Gobierno Nacional tiene un claro propósito: diversificar, complementar e impulsar la competitividad de la matriz energética. En la actualidad, cerca del 70 por ciento de la energía que se produce en el país proviene de fuentes hídricas. Esto hace que la matriz en Colombia sea considerada como la sexta más limpia del mundo, según el Consejo Económico Mundial. Sin embargo, hace que el país sea uno de los más vulnerables a la variabilidad climática.

En términos de generación, la meta inicial es pasar de 50 megavatios de capacidad instalada a por lo menos 1.500 megavatios en fuentes no convencionales de energías renovables, lo cual representa inversiones estimadas entre 1.300 y 1.800 millones de dólares y una reducción aproximada de tres millones de toneladas de CO2, equivalente a la siembra de 6 millones de árboles.

Este objetivo se empezó a hacer realidad con los resultados de la subasta del cargo por confiabilidad en la que se asignaron obligaciones de energía firme por cerca de 1.400 megavatios a proyectos de energías renovables de fuentes no convencionales solares y eólicos.

La asignación para este tipo de proyectos representó un 6% del total de la subasta. Es la primera vez que Colombia va a tener energía solar y eólica en su matriz energética. Según la Ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, en la región Caribe existe una oportunidad única: la velocidad del viento de La Guajira es el doble que la del promedio mundial.

El potencial de recursos eólicos y solares en esta región del país puede ser mayor que el potencial hídrico a nivel nacional.

La visión del Gobierno Nacional es preparar a Colombia para la transición en la cuarta revolución industrial, modernizando el sector eléctrico con tecnologías de punta que aporten a la eficiencia energética y a la protección del medio ambiente. Herramientas como blockchain, big data y automatización, medidores inteligentes, baterías, participación activa de la demanda, movilidad eléctrica, entre otras, serán fundamentales. Además, tiene el objetivo de avanzar hacia la universalización de la cobertura en el servicio de energía eléctrica, llevando energía a 100.000 familias que aún no tienen acceso a este servicio, en el actual cuatrienio.

 

Equidad con cobertura en energía eléctrica

En un trabajo articulado con el Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas para las Zonas No Interconectadas (IPSE) y la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME), el Ministerio de Minas y Energía promueve diferentes proyectos para dar solución a la falta de cobertura de energía en varias regiones del país y avanzar en la meta de llevarle electricidad, con fondos públicos, a 100.000 usuarios que no cuentan con el servicio, en los próximos cuatro años.

Las líneas de transmisión que forman parte del Sistema Interconectado Nacional se encargan de llevar la energía eléctrica de la granja solar a las ciudades, empresas y hogares.

“Para llevar soluciones de energía a los colombianos, contamos con fondos públicos como son el Fazni, Faer y Prone, entre otros. También, existe una oportunidad con los recursos de regalías y para eso estamos trabajando de la mano con los alcaldes y losgobernadores. Buscamos la manera más eficiente de llevarle nueva energía a las regiones”, señala la Ministra María Fernanda Suárez.

El Gobierno plantea “la revolución de las energías renovables” no solo como una manera de diversificar la matriz energética y de hacerla más resiliente ante la variabilidad climática sino como una oportunidad para llevar energía a familias colombianas con recursos renovables como sol y viento.

“Colombia es un país rico en recursos naturales, en petróleo, en gas, en fuentes hídricas y estos bienes proveen energía, entonces no puede ser que haya colombianos que no tengan acceso al servicio; sobre ese eje trabajamos y consideramos clave el rol de las empresas del sector que incluyen en sus programas la cobertura como algo fundamental”, asegura la Ministra.

“La visión del Gobierno Nacional es preparar a Colombia para la transición en la cuarta revolución industrial, modernizando el sector eléctrico”.

La transformación energética desde Colombia E2

Como parte del objetivo de llevar energía a los hogares que todavía no cuentan con este servicio, el Gobierno Nacional lanzó hace unas semanas el programa “Colombia E2”, que busca generar cadenas de emprendimiento social para llevar energía a zonas apartadas. “Nosotros lo hemos presentado como un desafío. Tendrá un acompañamiento de Innpulsa Colombia (Unidad de Gestión de Crecimiento Empresarial del Gobierno Nacional) y se le otorgará, a los emprendedores, un monto de recursos para ser invertidos, una vez nos demuestren que tienen un plan esquemático que puede ser escalable y sostenible”, afirma la jefe de cartera.

Por medio de este programa, se destinarán $2.000 millones de pesos para fortalecer cinco soluciones e implementar un piloto de una de ellas, beneficiando a 100 familias de La Guajira, en esta primera oportunidad, durante un periodo mínimo de 10 años.

El primer desafío de la transformación energética inició en La Guajira y el propósito de Colombia E2 es que los innovadores logren descubrir las bondades de cada territorio para la implementación de los proyectos.
Los paneles solares son módulos fotovoltaicos individuales que captan la energía que proporciona el sol convirtiéndola en electricidad.

Las entidades apoyarán la implementación del proyecto y el fortalecimiento de las empresas innovadoras que desarrollen la mejor propuesta.

La idea es buscar nuevos emprendimientos que ayuden a encontrar fundamentalmente tres soluciones: la primera es disminuir los costos de nuevos usuarios. La segunda es que sean energías sostenibles y finalmente, que haya esquemas de copago, porque muchas de las salidas que hoy en día existen se centran en que el Estado pone la solución, pero no hay un esquema de sostenibilidad. Es por esto que, para postularse, las empresas deben proponer una solución de autogeneración de energía que sea sostenible, tanto en su financiación como en su operación, y demostrar una capacidad de cofinanciación de por lo menos el 10% del valor del proyecto.

Para Suárez Londoño, este Gobierno está muy comprometido con la innovación y la tecnología; por eso quiere que, con estas nuevas oportunidades, los jóvenes den solución al servicio de energía de los colombianos, volviendo el sector más competitivo.

“Queremos asegurar que lo que se decida como las soluciones para los diferentes hogares sea a precios asequibles para todas las regiones y sostenible ya que todas las salidas deben tener en consideración el entorno, el medio ambiente y el efecto sobre las comunidades. También esperamos que sean acuerdos que traigan beneficios desde el punto de vista de sostenibilidad ambiental y social para las colectividades”. De este modo, la iniciativa contribuye con la equidad y el emprendimiento.

“Las nuevas energías traen soluciones individuales que pueden ser muy eficientes para llegar a las zonas alejadas del país”.

De acuerdo con Minenergía, la revolución de las energías renovables debe ser asequible, sostenible y segura.

El papel de la minería en la transformación energética

La minería está cambiando para bien en Colombia. Desde el Ministerio se han llevado a cabo diferentes estrategias para competir con las explotaciones ilegales que por muchos años mostraron el lado incorrecto de la moneda.

Ahora que María Fernanda Suárez está a cargo del sector, desde el Gobierno ha demostrado a millones de colombianos que es posible hacer minería responsable con las comunidades y con el medio ambiente. “Producir conservando y conservar produciendo” es el lema.

La minería aporta a la transformación energética, que impulsa el Gobierno Nacional, desde la producción de los minerales necesarios para la creación de los paneles y turbinas.

Pero, ¿cuál es el papel que juega este sector en la cobertura energética? La respuesta de la funcionaria es sencilla: “Colombia cuenta con una gran oportunidad al ser rico en cobre, pues con este elemento es posible construir la infraestructura necesaria para la entrega de energía en el país, como lo son los paneles solares y las turbinas”.

“Nuestro país está en el mismo cinturón de cobre que Perú y Chile, este último ha vivido un importante desarrollo de la industria de este metal, ahora tenemos la misma oportunidad y por eso vemos la importancia de diversificar nuestra matriz minera. Hay muchas de estas minas que son subterráneas, por lo que no afectan el medio ambiente, pero en lo que sí hemos sido enfáticos es en que deben utilizar la tecnología adecuada para controlar los efectos sobre el ecosistema y el tratamiento de agua. Hay forma de hacer minería de manera sostenible”, insiste la ministra.

Esto también se convierte en un atractivo para los inversionistas extranjeros, lo que ha llevado a que “diferentes negociantes tengan interés en el país gracias a la estabilidad de las instituciones democráticas y a que este Gobierno cree en la importancia de la empresa privada que es generadora de empleo y oportunidades para todas las personas, y en esa medida eso nos concede mayor desarrollo”, sostiene Suárez. Y aunque puede haber preocupación en los procesos para avalar la licencia ambiental, cabe destacar que la funcionaria trabaja de la mano con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible para lograr la exploración y explotación responsable de los recursos no renovables.

Petróleo, una discusión de expertos

La exploración de yacimientos no convencionales de petróleo ha generado un debate político, académico y social. Son muchos los sectores que se oponen a este tipo de investigación por considerar que hace un daño ambiental mayor al beneficio económico que puede traerle al país. De hecho, el tema ha sido tomado en algunos casos como bandera por parte de algunos movimientos políticos colombianos. Para la Ministra, esta discusión debe estar lejos de las ideologías políticas, pues es necesario que se genere una discusión objetiva, amplia y rigurosa sobre las oportunidades de desarrollo y de autosuficiencia energética que requiere el país.

“Nuestro lema es producir conservando y conservar produciendo. Debemos operar de manera segura y responsable con las comunidades y con el medio ambiente”.

Materiales implementados en la construcción de paneles solares.
Education CoalitionNorthwest Materiales implementados en la construcción de paneles solares. Insumos necesarios para el desarrollo de las turbinas para producción de energía eólica.

“Actualmente, tenemos un riesgo si no encontramos nuevas fuentes de gas. De acuerdo con estudios, entre 2021 y 2023 la región norte de Colombia va a necesitar gas importado para su uso doméstico; nosotros hemos vivido del gas de La Guajira durante muchos años, pero hay una declinación de esta fuente de manera acelerada, lo que significaría la necesidad de importarlo”, advierte Suárez Londoño, quien considera importante aclarar que actualmente Colombia se encuentra en el proceso de exploración, pero que “la oportunidad en esto para la Nación es inmensa. Hoy en día tenemos 5,7 años de reservas de crudo y se estima que podríamos pasar a tener 15 años con los yacimientos no convencionales si el país decide desarrollarlos”.

El Ministerio de Minas y Energía cuenta con enormes retos para los próximos años, de los que su titular está consciente, pero es optimista. Por ello está segura de que con la nueva dinámica del Gobierno en la que se agilicen los trámites, se dé claridad a los procesos, se solidifique una economía llamativa para los inversionistas y se permita una adecuada participación de las comunidades, Colombia puede llegar a ser una potencia en el sector minero-energético sin afectar el medio ambiente y las riquezas naturales del país.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •