Las mujeres y los hombres, iguales en la política

Las mujeres y los hombres, iguales en la política
Columnistas Opinión
Norma-Hurtado-Sánchez

Por: Norma Hurtado Sánchez

Representante a la Cámara Partido Social de Unidad Nacional

La lucha incansable y el liderazgo de las mujeres a través de los años es invaluable. Sin el rol activo y participativo que ellas desempeñaron, es muy probable que en esta época la reivindicación de los derechos humanos no se hubiere dado o no hubiese tenido la preponderancia que la caracterizó. Así, se vuelve menester hacer una reflexión sobre los avances alcanzados por las mujeres – y de la sociedad en pro de ellas- y en llamar la atención sobre la necesidad de un verdadero cambio en las políticas de género en todos los países. 

Es increíble pensar que luego de 74 años de la firma de la Carta de las Naciones Unidas, -siendo este el primer acuerdo internacional que consagra el principio de igualdad de género-, las mujeres sigan luchando para alcanzar esa igualdad efectiva en todos los aspectos de su vida; la desigualdad salarial y el acceso a oportunidades, solo por citar algunos ejemplos.

Es tan preocupante que el liderazgo y la participación política de las mujeres están en peligro a nivel local y mundial. De hecho, Colombia puede ser uno de los países del mundo más peligrosos para ser mujer. En 2016, de acuerdo con los datos de la Corporación SISMA Mujer, ellas representaron más del 59% de los casos de violencia intrafamiliar; el 85,32% de los casos de violencia sexual y se convirtieron en el mayor porcentaje de víctimas de homicidios perpetrados por la pareja o ex pareja. 

“Como sociedad y Estado,
debemos cerrar todas las
brechas de género. Colombia
debe ser referente internacional
en las próximas elecciones.
Nosotras hemos sido, somos y
seremos el cambio”

Hoy las mujeres tienen muy poca representación no sólo como votantes sino en los puestos directivos, ya sea en cargos electos, en administración pública, sector privado o en el mundo académico.  Contrastando con su indiscutible e innegable capacidad como líderes y agentes de cambio, y su derecho a participar por igual en la gobernanza democrática. 

Aún cuando los esfuerzos legales, académicos y sociales han sido muy significativos, hago un llamado muy especial, para que atendamos de manera prioritaria la adopción de nuevas leyes y la introducción de reformas constitucionales que permitan y garanticen un real acceso equitativo de las mujeres a las esferas políticas, como votantes, candidatas, representantes electas y funcionarias públicas. 

Como sociedad y Estado, debemos cerrar todas las brechas de género. Colombia debe ser referente internacional en las próximas elecciones. Nosotras hemos sido, somos y seremos el cambio.

Comparte este contenido en tus redes sociales