Las obras traen paz a El Playón

Las obras traen paz a El Playón

Entre las verdes montañas que surcan el norte del departamento de Santander, se encuentra El Playón, un municipio que, pese a ser destruido hace casi cuatro décadas por una inundación, logró levantarse y convertirse en un referente del turismo y la actividad agrícola en la región. En esa tarea ha contribuido de manera significativa su alcalde Luis Ambrosio Alarcón, bajo cuya administración se ha evidenciado un progreso importante que ha redundado en beneficio de la población.

En El Playón, la tierra donde el cacao se erige como el principal producto de la subregión, nació y creció Luis Ambrosio Alarcón, un hombre que asumió por segunda vez el cargo para seguir contribuyendo al desarrollo económico y social del municipio. Hoy, considera que ha cumplido con lo prometido a sus paisanos de darle soluciones definitivas a los problemas más apremiantes en materia de agua potable, salud, educación e infraestructura vial. Entre sus principales obras se encuentran la planeación de un acueducto municipal que funcione durante los próximos 25 años, la gestión para minimizar el riesgo de inundaciones en áreas vulnerables y la conexión de las zonas rurales con el casco urbano, para garantizar el desplazamiento de los productos agrícolas desde el campo hasta los puntos de venta y comercialización, con el fin de volver más competitiva la región.

La prevención es la salida

Las inundaciones no son un asunto desconocido para los habitantes del municipio, pues al vivir sobre la ribera del río Playón y sufrir en carne propia los efectos de la tragedia de 1979 que prácticamente destruyó la población, los ha obligado a convivir con el problema. Sin embargo, para el alcalde es indispensable acudir a la prevención para evitar que los desastres naturales tengan el impacto que en el pasado tuvieron en la comunidad. “Siempre que pasa una emergencia, llega el Gobierno Nacional con mercados y colchonetas… eso es triste y me dije que ‘no vuelva a suceder’”. 

Para lograrlo, se propuso conseguir los recursos necesarios para prevenir el riesgo permanente de inundaciones y no permitir que haya más avalanchas y pérdidas de vidas humanas. De este modo, y con el apoyo de la Gobernación de Santander, se proyectó la construcción de muros de contención en el casco urbano, con una inversión estimada de 7 mil millones de pesos. Pero la gestión del mandatario en ese frente ha ido más allá, ya que, como parte de las medidas adoptadas, se han programado dragados de ríos y quebradas que recorren la región; también se han gestionado muros adicionales en el casco urbano sobre la quebrada Agualinda y se proyectan unas pantallas ancladas para que casas del barrio Guacharacales no sufran por la amenaza de remoción en masa. “En lo que va de nuestra administración hemos tenido muchas olas invernales, pero por el trabajo de prevención que hemos hecho no ha sucedido otra avalancha en nuestro municipio”, expresa el gobernante.

Luis Ambrosio Alarcón promueve la reconciliación mediante la verdad, justicia y paz.
Rehabilitación de la vía Vereda Salazares.

Acceso al agua, acceso a la vida

Otra de las necesidades que requerían una solución a largo plazo, por las dificultades en el futuro inmediato, es el servicio de saneamiento básico del municipio. Según Alarcón, el casco urbano carecía hace mucho tiempo de un acueducto funcional, ya que el existente había perdido su vida útil en razón a que fue diseñado para atender a 500 familias hace 30 años. 

“Hoy en día tenemos 2.000 familias. No llegaba agua potable a nuestras casas, hoy sí va a llegar, porque habrá cambio de redes. Es un acueducto nuevo con una proyección a 25 años”, el cual costará cuatro mil millones de pesos, destaca. 

En el mismo sentido, la Alcaldía trabaja para que a los centros urbanos también llegue el servicio de alcantarillado y aunque reconoce que no será una obra que alcance a iniciar en su administración, sí espera dejar los estudios y diseños.

Construcción de la planta de tratamiento de agua.
El agua potable era una necesidad fundamental de los habitantes, que pudo ser materializada en esta administración.

Las vías rurales conectan a la paz

Otra de las promesas cumplidas por Alarcón es la consolidación de las vías rurales, pues el conflicto armado y la presencia de grupos al margen de la ley impedían que la administración pudiera recuperar y darles mantenimiento a las carreteras de acceso a la zona. Y es que el alcalde está convencido de que su gobierno va a quedar en la historia del municipio como el que más vías entregó y rehabilitó en la parte rural. 

“Hoy en día la verdadera paz la estamos buscando en El Playón con inversión para nuestros campesinos, que se sienten muy contentos porque hemos empezado con la construcción de vías que les van a mejorar la calidad de vida y van a permitir que saquen sus productos hacia el casco urbano y Bucaramanga”, subraya el mandatario.

Se llevó a cabo la cimentación de cinco parques biosaludables en la cabecera municipal
Entrega de kits escolares a los estudiantes de las instituciones educativas de El Playón.

El movimiento en familia, el eje de El Playón

Muros de contención Quebrada Naranjera.

Otra de las promesas cumplidas por Alarcón es la consolidación de las vías rurales, pues el conflicto armado y la presencia de grupos al margen de la ley impedían que la administración pudiera recuperar y darles mantenimiento a las carreteras de acceso a la zona. 

Y es que el alcalde está convencido de que su gobierno va a quedar en la historia del municipio como el que más vías entregó y rehabilitó en la parte rural. “Hoy en día la verdadera paz la estamos buscando en El Playón con inversión para nuestros campesinos, que se sienten muy contentos porque hemos empezado con la construcción de vías que les van a mejorar la calidad de vida y van a permitir que saquen sus productos hacia el casco urbano y Bucaramanga”, subraya el mandatario.

Contribuyendo a la paz y a la reparación de las víctimas

Parques biosaludables.

En El Playón existen 4.300 razones para trabajar por las víctimas, y el alcalde del municipio hizo la tarea para repararlas. La experiencia del conflicto armado dejó heridas que gradualmente la administración se ha encargado de curar brindando apoyo con la gestión de proyectos productivos y de vivienda, así como con iniciativas para construir un territorio donde exista más equidad, justicia y paz; también se ha trabajado en la construcción de memoria como método para resaltar la lucha y el poderío del pueblo playonero y la superación de su gente con ganas de salir adelante. 

Y es que las víctimas se convirtieron en una prioridad para esta región y de esta manera se están generando procesos de construcción de verdad, justicia y paz. El Playón es un municipio constructor de paz, pues se dio a la tarea de convertir – se en un territorio más humanizado con quienes resultaron afectados por el conflicto armado que ha vivido Colombia por más de cinco décadas. Desde la Alcaldía se ha tenido como propósito volver el municipio más incluyente y pluralista, porque reparar, atender y ayudar a las victimas es construir paz.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •