¿Le caminará el Congreso a Duque?

El Congreso de la República retoma su trabajo legislativo con varios pendientes como la reforma política, el Plan Nacional de Desarrollo y los proyectos anticorrupción, cuya discusión y aprobación será fundamental no solo para darle transparencia al ejercicio político en el país, sino para avanzar en la transformación social que requieren con urgencia las regiones.

Con un estilo diferente en su manera de gobernar con los partidos, en el que ha primado la deliberación por encima de la repartición burocrática, el Gobierno espera sacar adelante una complicada agenda legislativa, incluidos puntos esenciales de la reforma política como las listas cerradas y la financiación estatal de las campañas que se quedaron a mitad de camino en las sesiones pasadas. Según la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, cerca de 12 iniciativas serán prioridad para el Ejecutivo, como los proyectos anticorrupción y la modernización de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).

Las reuniones convocadas por el mandatario a comienzos de año para definir con los representantes de las distintas organizaciones políticas el grueso de propuestas que se someterán a estudio del Congreso de la República, podría ser el punto de partida de una nueva relación con el Legislativo que le garantice gobernabilidad al Presidente Iván Duque Márquez en los años que le restan de gestión. “Hay un corto circuito y ahí el fracaso en estos meses, en los cuales, diría yo, se debió aprovechar todo ese potencial político para sacar las grandes reformas que este país requiere”, aseguró el senador del partido de la U, Berner Zambrano.

Prioridades legislativas

El presidente Iván Duque en reunión con la bancada del Centro Democrático, a la que asisten el expresidente Álvaro Uribe Vélez y la vicepresidente Martha Lucía Ramírez.

Sin duda, el Plan Nacional de Desarrollo (PND) es una de las prioridades del Ejecutivo, para lo cual fue necesario convocar al Congreso a sesiones extraordinarias en febrero. Pero también lo serán la ley de modernización de las TIC, los proyectos anticorrupción y la reforma política, esta última pendiente de cuatro debates por tratarse de una enmienda constitucional. Sectores afines al Gobierno consideran que se debe retomar en marzo la discusión de la reforma a la Justicia ante la necesidad de modificar el sistema en su estructura, tras los escándalos que han afectado a exmagistrados de la Corte Suprema en los últimos meses.

“Una reforma política que no tenga lista cerrada; paridad, alternabilidad y universalidad en materia de género; que haga obligatorios, realmente, los temas de democracia interna de los partidos; que establezca mecanismos para poder hacerle seguimiento efectivo a la financiación de la campaña y una autoridad electoral independiente, será una oportunidad perdida para poder garantizar transparencia en el ejercicio del debate político en este país”, señaló la directora de la Misión de Observación Electoral, MOE, Alejandra Barrios.

Aunque en los primeros debates se modificaron algunos aspectos que le dan mayor responsabilidad a los partidos y se avaló que la presencia máxima en una corporación legislativa sea por tres periodos, analistas creen que tal como está concebida la iniciativa, no cumple con el objetivo inicial de depurar la actividad política en Colombia y de robustecerla. Es por ello que, se buscará un acuerdo sobre cómo eliminar el voto preferente. “Eso fortalece los partidos políticos alrededor de la ideología de cada colectividad, baja los costos de las campañas y evita la aparición de dineros ilegales”, según el Gobierno.

Sectores afines al Gobierno consideran que se debe retomar en marzo la discusión de la reforma a la Justicia ante la necesidad de modificar el sistema en su estructura

Contacto con los partidos

Aunque el Ejecutivo es optimista frente al trabajo que se ha realizado para consolidar una gran coalición que respalde la agenda del Gobierno en el Congreso, lo cierto es que partidos como Cambio Radical y el Liberal, han decidido mantener su independencia y enfocar este año sus estrategias en aumentar su poder político a nivel regional. Los colombianos serán convocados a las urnas en octubre próximo para renovar Concejos, Asambleas Departamentales, Alcaldías y Gobernaciones, lo que podría marcar la hoja de ruta a seguir de cara a las presidenciales del 2022, dependiendo de cómo quede el mapa electoral del país.

“Dejamos claro (al Gobierno) que seguimos siendo independientes. Manifestamos la preocupación por la fragilidad de las finanzas que pone en riesgo al Plan Nacional de Desarrollo”, dijo el senador de Cambio Radical, Rodrigo Lara. Y es que esa colectividad se queja de la falta de apoyo gubernamental a las iniciativas que promueve su bancada en las Cámaras alta y baja. En una reciente cumbre, el director el partido de la U, Aurelio Iragorri anunció que dependiendo del respaldo que tengan sus propuestas, examinarán si es conveniente seguir formando parte de la coalición que acompaña los proyectos de Duque Márquez en el Congreso de la República. “Hecha esa  evaluación, al final de esta legislatura, el partido de la U, de conformidad con los términos constitucionales establecidos, volverá a revisar el tipo de posición institucional con la que se seguirá relacionando frente al Gobierno”, aseguró la organización política en un comunicado. Como abanderada del tema de la paz, esa colectividad hará seguimiento al desarrollo de iniciativas propias que, según señala, buscan la “seguridad y la preservación de la vida de los colombianos”. El monitoreo se hará también a la gestión de las entidades encargadas de la implementación de los acuerdos de paz y la reconciliación en el territorio.

En el encuentro con las bancadas, se dieron a conocer las bases del Plan Nacional de Desarrollo (PND).

Con qué aliados cuenta

El senador Rodrigo Lara dejó claro que Cambio Radical mantendrá su independencia frente al Gobierno.

Consciente de que importantes proyectos se hundieron en las sesiones pasadas y otros sufrieron cambios profundos por la falta de entendimiento con las bancadas que tomaron entonces distancia del Gobierno, el mandatario inició a finales de enero pasado una serie de contactos con los voceros de las diferentes fuerzas políticas para garantizar gobernabilidad en el Congreso en lo que le resta de periodo presidencial. Concluidas las reuniones, quedó claro que se contará con dos grandes aliados: el Centro Democrático y los conservadores, que desde ya le dieron su apoyo al Plan Nacional de Desarrollo y a otras iniciativas que se tramitarán este año en el Legislativo. 

“Hemos reiterado el apoyo al programa de gobierno, a la lucha contra la drogadicción y el terrorismo y al tema de Venezuela”, dijo el presidente del Partido Conservador, Hernán Andrade. Sin embargo, al igual que Cambio Radical, la colectividad pidió mayor atención del Ejecutivo a las propuestas que ha sometido a consideración del Senado y la Cámara de Representantes. Es por ello que, se instalará una mesa técnica para priorizar los proyectos de origen parlamentario que se les dará trámite en esta legislatura. “Vamos a trabajar con la bancada del Centro Democrático y con las bancadas de Gobierno para sacar adelante este Plan de Desarrollo, que le sirve tanto a nuestro país”, aseguró el jefe de Estado.

Relación con el Congreso

Aunque se da por descontado el apoyo que tendrá también el Gobierno de los movimientos cristianos Mira y Colombia Justa Libres, su capacidad para sacar adelante proyectos clave en las sesiones ordinarias que inician a mediados del mes de marzo, será muy limitada. Y es que la decisión del Ejecutivo de no darle por el momento participación política a ningún partido, ha generado malestar en más de un sector que respaldó a Duque Márquez en su aspiración presidencial en segunda vuelta.

“Difícilmente podrá garantizar gobernabilidad con solo el Centro Democrático o algún otro aliado. Aunque el modelo de relacionamiento con el Congreso que ha querido imponer el Presidente es sano para la democracia, le genera problemas por el estilo que ha imperado en Colombia a lo largo de muchos años de negociar apoyos políticos con el ofrecimiento de ministerios o cargos en entidades públicas”, afirma el internacionalista y catedrático, José Ramos Valencia. Para el analista, es probable que en la medida en que avance el calendario electoral, el gobernante colombiano “moderará su postura”.

El presidente Iván Duque acompañado por congresistas conservadores.

Partidos buscan aumentar poder regional

Mientras el panorama sobre el futuro de la relación entre el Gobierno y el Legislativo es aún incierto, los partidos políticos enfilan baterías hacia lo que será su participación en las elecciones municipales del 27 de octubre próximo, en las que esperan aumentar su poder regional con más alcaldías y gobernaciones. Partidos como el de ‘la U’ han dejado claro que darán la pelea para obtener el mayor número de concejales, diputados y mandatarios locales durante la jornada. “Iremos con candidatos propios, recibiendo en sus filas a esas fuerzas que representan la lucha por los problemas sociales a lo largo y ancho de Colombia y esa lucha es la que vamos a defender”, dijo Iragorri.

En esa misma línea trabajan los conservadores, el Centro Democrático, los liberales, Cambio Radical y las llamadas fuerzas independientes, como el partido Alianza Verde, que le apuestan al trofeo principal: la Alcaldía Mayor de Bogotá, el segundo cargo en importancia del país, después de la Presidencia de la República. Por ahora, se definen estrategias para la selección de quienes serán sus candidatos a través de consultas internas o encuestas.Los liberales, por ejemplo, examinan con lupa los perfiles de quienes han pedido el aval de la colectividad, para no solo conservar el liderazgo en algunas regiones, sino garantizar el triunfo en al menos 10 gobernaciones y más de 300 alcaldías del país. Es de destacar que ese partido, junto a Cambio Radical, poseen el mayor número de mandatarios a nivel regional.

Los colombianos acudirán a las urnas el próximo 27 de octubre para elegir alcaldes, gobernadores, concejales y miembros de las asambleas departamentales.

ELECCIONES LOCALES 2019

  • El 27 de junio próximo se inicia la inscripción de candidatos, la cual se extenderá por espacio de un mes.
  • El 27 de julio comienza el uso de propaganda electoral en el espacio público y cinco días después a través de los medios de comunicación.
  • El 4 de agosto, la Registraduría remite los nombres de los candidatos inscritos a los organismos de control para establecer si hay causales de inhabilidad.
  • 27 de agosto comienzan los espacios gratuitos para los candidatos en televisión. En esa fecha se cierra también la inscripción de cédulas de quienes quieran cambiar de sitio de votación.
  • 27 de septiembre se revocará la inscripción de candidatos por las inhabilidades que hayan sido encontradas.
  • El 25 de octubre terminan los espacios gratuitos en televisión para los candidatos y dos días después se realizan las elecciones para renovar Alcaldías, Gobernaciones, Concejos y Asambleas Departamentales.
Comparte este contenido en tus redes sociales
  • 18
  •  
  •  
  •  
  •  
    18
    Shares