Madres comunitarias exigen el derecho a una pensión justa y digna


Columnistas Opinión

Victoria Sandino
Senadora, Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común

 

Durante décadas las labores de cuidado han estado especialmente en los roles tradicionales impuestos a las mujeres, labores que desde una perspectiva masculina de la economía y el poder no tiene ningún tipo de valor para el desarrollo social y económico del país.

Este es un asunto que ha conllevado una discusión en la agenda pública como resultado de la movilización y presión que han emprendido las mujeres en sus diferentes ámbitos; un ejemplo específico son las madres comunitarias, quienes de manera organizada y contundente han puesto al Estado contra la pared para garantizar de manera efectiva sus derechos.

En las últimas semanas, más de 50 madres comunitarias se tomaron durante un par de días de manera pacífica la Catedral Primada de Bogotá en una huelga de hambre, como rechazo a una decisión regresiva de la Corte Constitucional, que limita el acceso a sus derechos laborales.


“La FARC apoya sus reclamos, especialmente en materia pensional y de derechos laborales para que sea incorporada la economía del cuidado en el Sistema de Cuentas Nacionales”.


Hecho que generó la solidaridad de diferentes organizaciones sociales y fuerzas políticas para acompañar su agenda y pliego de exigencias. A partir de esta solidaridad,  el 30 de agosto pasado,  en el marco de la acción de movilización convocada por las madres comunitarias y simultáneamente en el desarrollo de la sesión ordinaria de la Comisión Legal de la Mujer del Congreso de la República, la senadora Victoria Sandino solicitó a la Mesa Directiva de esta instancia legislativa, hacer una sesión  informal para escuchar los pronunciamientos de las madres comunitarias.  

En esta sesión, su vocera Olinda García expresó de manera contundente el rechazo a las medidas regresivas contra sus derechos que está expresando la Corte Constitucional, mencionó las situaciones desproporcionadas que han tenido durante su labor y recordó el aporte que le han brindado al país en el cuidado de las niñas y niños. Solicitó a las parlamentarias su apoyo y la garantía efectiva de los derechos laborales, sobre todo a una pensión digna. “Tenemos derecho a descansar, somos mujeres mayores”, fue una de las frases que marcó su exigencia. El tribunal aplazó su decisión y escuchó la posición de las mujeres el 4 de septiembre.

De esta manera las madres comunitarias han estado fortaleciendo su movilización y sus demandas en espera de un concepto favorable por parte de la Corte; es así como han promovido reuniones, diálogos y plantones en estas últimas semanas. Sin embargo, la decisión aún se mantiene en vilo.

Por tal razón, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común apoya sus reclamos, especialmente en materia pensional y de derechos laborales para que sea incorporada la economía del cuidado en el Sistema de Cuentas Nacionales para concretarse en un supuesto macroeconómico que reconozca la contribución de la mujer en el desarrollo económico y social del país.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •