María Juliana Ruiz: una dama de primera

María Juliana Ruiz, Primera Dama de la Nación.

Luego de que por primera vez en la historia de Colombia una mujer fungiera como Primera Dama en 1934, su figura ha ido tomando gran relevancia en el escenario político del país. Es así como discreta pero de fuertes convicciones, María Juliana Ruiz ha transformado el papel protocolario de la esposa de un Presidente, abanderando las más importantes causas sociales en Colombia y demostrando una vez más que el rótulo de Primera Dama no le produce ningún temor.

Su labor ha hecho cada vez más eco, demostrando una vez más que el liderazgo social es fundamental para construir país.

Más allá de aprovechar su capacidad de convocatoria para apoyar las funciones del Jefe de Estado, María Juliana Ruiz asumió su rol de Primera Dama en uno menos formal, más accesible y relevante. Su trayectoria profesional la posicionan como una mujer de altas competencias para promover proyectos encaminados a fortalecer la parte social del país, incluidos el combate a la pobreza y la protección a la juventud y la niñez.

María Juliana estudió Derecho en la Universidad Javeriana e hizo una maestría en Leyes con énfasis en Negocios Internacionales en American University. También se formó en Johns Hopkin University y en el Institut Catholique en París, lugar en donde también dictó clases de salsa y trabajó como niñera. Pero quizás su trabajo más relevante fue en la Organización de Estados Americanos (OEA) por más de 10 años. Allí inició como pasante y escaló posiciones hasta llegar a hacer parte de la Secretaría General del organismo.

¡Unidos en la lucha contra el hambre y la desnutrición!

Pese a que su cargo como Primera Dama no es remunerado, ni genera obligaciones, la gestión que ha realizado en este primer año de gestión, la convierten en una abanderada y en un referente de las causas sociales de Colombia. María Juliana ha puesto sobre la mesa diversos asuntos que asegura requieren de especial atención como es el tema de la seguridad alimentaria en el país. No se ha quedado quieta y ha puesto al servicio su experticia para representar a Colombia en el Comité Mundial de Seguridad Alimentaria de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación, por sus siglas en inglés) para discutir las políticas y los instrumentos innovadores y así poner fin al hambre y la pobreza rural en América Latina y el Caribe. En su intervención, María Juliana expuso la visión del Gobierno y los ejes centrales en donde enfocará el trabajo para erradicar el hambre y la pobreza extrema en Colombia.

María Juliana asumió su rol de Primera Dama en uno menos formal y más accesible a la comunidad y las las labores sociales.

A pocas semanas de cumplir su primer año asumiendo tan icónico cargo, María Juliana Ruiz le apunta a dejar a Colombia con los más altos índices en materia de equidad social.

Durante una reunión en la Comisión Intersectorial de Seguridad Alimentaria y Nutricional (CISAN), en el Chocó, destacó la disminución en un 32%, de las notificaciones de muertes de niños y niñas menores de cinco años asociadas a la desnutrición. Se trata de los primeros resultados de las acciones adelantadas por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), a través de la Estrategia Ni1+, que arrancó a principios de este año.

Ruiz ha aprovechado el espacio para convocar a todos los sectores del país (público, privado, cooperación internacional, organismos multilaterales, academia, fundaciones y sociedad civil) a unirse a la Gran Alianza por la Nutrición de la Niñez de Colombia, estrategia que cuenta con la participación de la Consejería Presidencial para la Niñez y la Adolescencia y la Fundación Éxito, y cuyo propósito es aumentar la competitividad, la inteligencia emocional y la capacidad intelectual de la población colombiana, a través de una intervención nutricional oportuna.

En favor de las víctimas de violencia sexual

La Primera Dama ha aprovechado el espacio para buscar alianzas con organismos internacionales y así crear estrategias en favor de las víctimas de violencia sexual.

El trabajo de María Juliana no solo radica en promesas, sino en acciones. Prueba de ello es la inauguración del Internado de Protección contra Víctimas de Violencia Sexual, que será operado por la Fundación Renacer, en Riohacha, La Guajira. La Primera Dama explicó que este centro es posible gracias al trabajo articulado entre la institucionalidad, el sector privado y la cooperación internacional, “para alinear esfuerzos con objetivos específicos que se materializan en función y en pro de las personas vulnerables, de quienes hoy en día tienen el derecho de rescatar, retomar, alinear un proyecto de vida, olvidar y sanar cualquier maltrato o vulneración del que hayan sido víctimas”.

La compañera de vida de Iván Duque sigue siendo la madre y esposa que asiste  a las reuniones de padres de familia en el colegio y que mantiene a su núcleo familiar unido a pesar de las responsabilidades que trae consigo ejercer las tareas de Primera Dama.

Esta institución, que albergará a 50 niñas, niños y adolescentes, entre los 7 y 17 años, busca que sus integrantes recuperen confianza, reconstruyan sus proyectos de vida y hagan realidad cada uno de sus sueños. “Encontramos, quizás, los índices más elevados de tasas como el suicidio, que tenían causas asociadas a la exposición al reclutamiento forzoso, la explotación sexual y un índice muy elevado en el inicio en la drogadicción, por lo que quisimos empezar a trabajar en una oferta totalmente contraria a esa que están recibiendo, una oferta positiva, propositiva, con contenido solidario, una oferta que pueda invitarnos a pensar en un futuro, a soñar y a no verlo truncado”, asegura María Juliana Ruiz.

María Juliana combina a la perfección su rol de Primera Dama con su labor de esposa y madre.

Sacúdete Crea

Su trabajo con los niños, niñas y adolescentes, ha sido permanente. Lo que busca es crear proyectos que le generen una mejor calidad de vida a este sector de la población.

Con el fin de reducir las brechas y promover la equidad en el país, la Primera Dama lanzó junto a la Naciones Unidas, Bancolombia y Dirty Kitchen el programa Sacúdete Crea para la producción de contenidos digitales en  Colombia.

Con esta estrategia se verán beneficiados cerca de 150 jóvenes en el puerto de Barranquilla, a cuya disposición estarán herramientas innovadoras para explotar sus talentos y capacidades, y así conducir al conocimiento disruptivo e innovador que permita cerrar brechas sociales. María Juliana aseguró que el escenario que muestran las estadísticas sobre los jóvenes es desalentador, porque se  encuentran situaciones críticas como la drogadicción, el suicidio, la criminalidad, la falta de acceso a la educación, y al mismo tiempo la deserción escolar.

Objetivos de Desarrollo Sostenible

Durante su participación en el Concordia Américas Summit 2019, la Primera Dama afirmó que su función en gran medida, está alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y subrayó que esa labor tiene una marcada vocación hacia el servicio social. En efecto, la esposa del Jefe de Estado, quien intervino en el panel Oportunidades y desafíos para el cumplimiento de los ODS: importancia del desarrollo de alianzas estratégicas, señaló que gracias a esta iniciativa se encontró una orientación y un punto de partida muy significativo para ejercer su papel y resaltó la articulación que se produce. “En ese proceso de articulación y de alianzas encontramos la oportunidad, que hace parte del rol que ejerce una Primera Dama, es una labor natural y es el poder de convocatoria y la vocería”, señaló.

El objetivo de la Primera Dama ha estado enmarcado en el empoderamiento y la igualdad para las mujeres en los ámbitos político, laboral y social.

Rompiendo esquemas

En un trabajo mancomunado con la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, la Primera Dama ha logrado tomar la vocería de importantes iniciativas que buscan el bienestar social.

Más allá de abrazar las causas sociales, la anfitriona de la Casa de Nariño ha venido desempeñando lo que sin duda es su rol más importante: el ser madre de Luciana, Eloisa y Matías.

No hay que dejar de lado que María Juliana es apasionada por el baile, la poesía, y disfruta de planes sencillos como ir a cine, conversar sobre temas triviales, leer un libro con sus hijos y cocinar. La compañera de vida de Iván Duque, sigue siendo la madre y esposa que asiste a las reuniones de padres de familia en el colegio y que mantiene a su núcleo familiar unido  a pesar de las responsabilidades que trae consigo el ejercer tan importante cargo.

Su labor sigue, y se prepara para apoyar a su cónyuge en temas como la educación, la cultura e innovación y, por supuesto, creando estrategias que permitan garantizar la cobertura total en materia de salud y bienestar.

María Juliana Ruiz ha puesto toda su experticia para representar a Colombia en los más importantes eventos internacionales, donde ha hablado de la necesidad de reducir la pobreza y el hambre en Latinoamérica.
Comparte este contenido en tus redes sociales