Más vale tarde que nunca…

Álvaro Erazo
Actualidad Editorial Ministerios Opinión Personajes Vivienda

Por, Álvaro Erazo Paz

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos le apostó en estos ocho años a una ambiciosa política de vivienda con la que se han logrado cerrar brechas sociales en el camino hacia la consolidación de la paz, a través de programas y subsidios que han favorecido a los sectores más vulnerables del país.

La meta de construir 1,7 millones de unidades habitacionales para los colombianos ya está en su fase de maduración, ayudando no solo a la reconstrucción de tejido social, sino a inyectarle dinamismo a la economía nacional, en su proceso de recuperación. Desde cualquier ángulo que se mire, las cifras son alentadoras y no tienen precedentes en la historia del país. Por primera vez alrededor de 6,8 millones de personas pudieron acceder al servicio de agua potable y un total de 7,4 millones cuentan con saneamiento básico, gracias a una inversión de 7,9 billones de pesos en las áreas urbana y rural.

Proyectos que no solo han permitido superar las barreras que existían para los sectores de menores recursos en su sueño de contar con un techo digno en algún momento, sino que han contribuido a jalonar el mercado laboral con la creación de más de 700 mil fuentes de empleo en actividades ligadas a la construcción. El impacto ha sido favorable no solo para el sector vivienda, que repuntó de manera significativa, sino también para el bancario, que reflejó en estos últimos años un crecimiento en su registro de créditos desembolsados.

En la tarea de facilitarles a miles de colombianos la posibilidad de tener una casa propia, para lo cual el gobierno hizo una enorme inversión, estuvo al frente el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, entidad desde la cual se coordinaron todos los programas para hacer realidad los objetivos propuestos. A la cabeza de su ejecución, estuvo en su recta final el economista bogotano, Camilo Sánchez Ortega, cuya gestión le ha merecido el reconocimiento del Congreso de la República, la Asamblea de Cundinamarca y la Lonja de propiedad raíz.

Retomando las palabras del ministro, muchos de los logros en vivienda se han dado gracias al esfuerzo silencioso y continuo de llevar bienestar a quienes más lo necesitan en Colombia para garantizar equidad y avanzar hacia la consolidación de la paz en el territorio. Sin duda, un gran legado para el nuevo gobierno que asume funciones el 7 de agosto próximo.

Pero esta tarea de llevar vivienda y agua potable a la población colombiana debe ir de la mano con otras políticas públicas ligadas al bienestar social, como una mayor cobertura en salud y educación y mejor infraestructura vial, sectores, que, aunque presentaron avances significativos en estos últimos años, deben ser fortalecidos aún más.

Comparte este contenido en tus redes sociales