“Mi compromiso es que el Cesar sea reconocido como un territorio de esperanza”

Actualidad Senado

Como integrante del partido Alianza Verde, el futuro senador, Antonio Sanguino, impulsará iniciativas que correspondan a los ideales de la organización política, que con la lucha anticorrupción como bandera, se convirtió en la sorpresa electoral de los pasados comicios presidenciales.  Sus proyectos se concentrarán en la defensa del cuidado del medio ambiente, la oposición a la minería y el crecimiento económico y social del departamento del Cesar.

En su ejercicio como legislador, Antonio Sanguino también hará una defensa permanente  de los acuerdos de paz que se firmaron en 2016, con un especial enfoque en el departamento del Cesar. Su propósito es convertir a la región caribeña, afectada por el conflicto armado interno, en un ejemplo de reconciliación. Como parte activa de una bancada que se ha declarado en abierta oposición al nuevo gobierno, el senador electo actuará con “sabiduría” en su labor de control político a los proyectos que no respondan a las verdaderas necesidades de las poblaciones marginales del país.

En un departamento donde la confrontación armada llevó el despojo de 197 mil hectáreas de tierras y al desplazamiento forzado de cientos de familias, la mayoría de ellas de la zona rural, el entendimiento y la reconciliación se vuelven una imperiosa necesidad. Es por ello que, desde el Congreso, Antonio Sanguino será un defensor constante de proyectos que ayuden a la reconstrucción de tejido social y a la consolidación del Cesar como territorio de esperanza y de paz. “Voy a tratar de acompañar el Plan de Desarrollo con enfoque territorial que se ha formulado en el norte del departamento, y a tratar de que la agenda de atención a los derechos de las víctimas se implemente sin ninguna dificultad” en esa región y demás zonas del país.

Iniciativas como la ampliación de la Ley de Victimas que finaliza en el 2021, así como propuestas que contribuyan a resolver los obstáculos que se presentan en el proceso de restitución de tierras a campesinos, hacen parte de las acciones que emprenderá el futuro congresista, como aporte a la paz.

El Cesar es un territorio reconocido a nivel nacional por su actividad minera. Con la llegada de un gobierno que está a favor del fracking, Sanguino se verá en la tarea de promover proyectos que propongan una alternativa al ejercicio de la minería como principal actividad económica  del departamento. “El fracking tiene efecto ambientales de una magnitud que quizás hoy no tengamos la capacidad de anticipar, tiene un efecto sobre las fuentes hídricas subterráneas y sobre la estabilidad en los suelos”. Por eso, el nuevo congresista evalúa la idea de convertir a Valledupar en un distrito naranja, donde la creatividad y la explotación de la cultura y del folclor que caracteriza a la ciudad y municipios vecinos, se vuelvan una fuente de ingresos inagotable. “La creatividad de los vallenatos no se agota, como sí ocurre con el carbón”. Es así como la propuesta también contempla la posibilidad de regresar a la actividad agrícola y de aprovechar los suelos fértiles que ofrece esta tierra del norte de Colombia, para empujar su crecimiento y desarrollo.

En su campaña electoral, Sanguino habló de la justicia climática, que para el electo senador es otra manera de llamar la justicia social en Colombia. “Significa trabajar por una sociedad menos desigual, es atender los derechos sociales, económicos y ambientales de la población, teniendo en cuenta las condiciones del cambio climático y el calentamiento global”, explica. Por ello, buscará una revisión del nuevo contrato de concesión de la Drummond. Su función será velar por incluir cláusulas que garanticen el cumplimiento de estándares ambientales y de los derechos de los empleados, que según afirma, no se están aplicando. “Adicionalmente, con los trabajadores estamos comprometidos en promover un proyecto de ley que reconozca la minería como una actividad de alto riesgo”, puntualiza.

El senador Antonio Sanguino ha trabajado arduamente para convertir al Cesar en un ejemplo de reconciliación y reconstrucción del tejido social.

Antonio Sanguino
Sociólogo de la Universidad Cooperativa de Bucaramanga, tiene una maestría en Administración y Planificación del Desarrollo Regional y cuenta con un doctorado en Gobierno y Administración Pública de la Universidad Complutense de Madrid, España. Ha sido investigador, docente universitario, consultor en temas de administración pública, políticas de paz y derechos humanos. Fundó la corporación Nuevo Arco Iris, donde estuvo como director y presidente de la Junta Directiva. También, ha tenido una participación activa en el partido Alianza Verde. Durante tres períodos consecutivos fue concejal por Bogotá. En septiembre del 2017, renunció al Concejo para lanzar su candidatura al Senado de la República. En las pasadas elecciones parlamentarias logró alcanzar los sufragios para ocupar una curul desde el próximo 20 de julio.

Comparte este contenido en tus redes sociales