MI VOZ ES NUESTRA VOZ

Por, Tatiana Cabello Flórez

Hace tres años, cuando miles de colombianos me dieron su voto de confianza para llegar a esta institución, me propuse defender durante mi labor legislativa a todas aquellas madres y niños que difícilmente son escuchados mientras tienen apremiantes necesidades en su diario vivir.

A lo largo de este proceso, he tenido la inigualable oportunidad de entablar un diálogo directo y permanente con cientos de mujeres, no solo en Bogotá, mi ciudad, sino también a lo largo de varios puntos de nuestra geografía nacional. Todas ellas me han compartido experiencias, preocupaciones y diferentes realidades, que afrontan para sacar adelante a sus familias.

Pero, no todas las situaciones que me comentan son alentadoras, dado que buena parte de ellas se relacionan con episodios de violencia en su contra. No en vano, el abandono, el maltrato intrafamiliar y la desestructuración de la familia, son eventos que contribuyen a que en nuestro país las agresiones persistan y aumenten progresivamente.

Esto me ha permitido comprender su sufrimiento silencioso y las circunstancias que les impiden denunciar. En efecto, cuando una madre me dice: “tengo miedo, denunciar no sirve para nada, todo va a seguir igual”, mi corazón se llena de un profundo dolor. Aunque, a la vez, esto es un llamado a dejar la indiferencia frente a esta problemática.  

Como congresistas, tenemos una inigualable posición dentro de la estructura institucional del Estado. Es así como podemos hacer visible ante la opinión pública nacional este fenómeno, tomar medidas ante la ley y concientizar a la ciudadanía sobre la importancia del respeto a la mujer y a las niñas. No solo es salir a los medios de comunicación sino también materializar acciones y soluciones, que tengan el potencial de transformar la vida de una sociedad.

…me propuse defender durante mi labor legislativa a todas aquellas madres y niños que difícilmente son escuchados mientras tienen apremiantes necesidades…”

Fue así como saqué adelante la Ley que amplió la Licencia de Maternidad de 14 a 18 semanas. Una iniciativa que atendió el clamor de muchas mujeres que reclamaban más tiempo con sus bebés recién nacidos. Y, además, una Ley que trabaja por la salud y el bienestar de los colombianos más pequeños e indefensos.

Ya es hora de que nuestro trabajo legislativo esté de verdad enfocado a ser la respuesta de muchas necesidades de la población de nuestro país. Para eso, necesitamos escuchar la voz de nuestros compatriotas y ¡ser su voz! Es decir, ser la  voz de las mujeres, los niños, las etnias, los menos favorecidos, los jóvenes, las personas en condición de discapacidad, etc .

¡Esa es nuestra misión!

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password