Gisela Rodríguez Bacca_Gestora social de Tunja
Actualidad Andina Covid-19 Especiales Gestión Mujeres

Como profesional de la salud, Gisela siente particular empatía con todos los trabajadores y trabajadoras que están enfrentando el Coronavirus en la primera línea de batalla. Confía en que la comunidad será más comprensiva y solidaria, pues lastimosamente el personal médico que está salvando vidas en las clínicas y hospitales del país ha sufrido ataques por estar en contacto permanente con pacientes que han sido infectados por el virus. “Es lamentable, y más cuando ellos están atendiendo a las personas contagiadas de Covid-19 y no los rechazan aun sabiendo el riesgo que también corren”. Lo más importante, es “crear conciencia y tener gratitud de la extraordinaria labor que están desempeñando”, pues ellos no solamente ponen en peligro sus vidas, sino la de sus familias y todo esto por proteger y salvar a los demás. Por tal motivo, desde la Alcaldía de Tunja se han emprendido distintas campañas de concientización a la ciudadanía, para que de corazón les den las gracias.

Gisela Rodríguez Bacca

Es médico, esposa del alcalde Alejandro Fúneme, mamá de Sebastián y Mariana, y ahora gestora social de la ciudad de Tunja, reto que ha asumido con el corazón para ofrecer mejores condiciones de vida a las familias tunjanas. Reconoce que la pandemia ha sido un enorme desafío para todos, incluyendo el área de la salud y la económica. Y desde la administración que encabeza su marido, se están haciendo grandes esfuerzos por garantizar tanto la salud como la seguridad alimentaria y económica de todos los sectores de la capital boyacense, especialmente a aquellos en condición de pobreza y vulnerabilidad, con los recursos que se tengan o puedan conseguirse en tiempo real.

Cuidado de los adultos mayores

Conocedora de la situación mundial y de las complicaciones y muertes que se han presentado en gran número en este sector de la población, en la ciudad de Tunja comenzaron a implementarse las medidas de prevención desde el 6 de marzo pasado, mucho antes de que se decretara el aislamiento en casa por parte del Gobierno Nacional. Es así como se acordaron acciones conjuntas con diferentes secretarias para su protección, como entregar en casa alimentación diaria al grupo del programa “Sabiduría con amor”, la toma de pruebas PCR a los adultos mayores en albergues, asilos y ancianatos, visitas domiciliarias para atención y seguimiento de patologías y distribución de medicamentos en sus hogares. Con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria, también se realiza la entrega de mercados en casa que fueron recogidos en las campañas de donación realizadas durante la emergencia sanitaria para los sectores más vulnerables de la capital boyacense.

Programa “Sabiduría con amor”

La seguridad alimentaria ha sido una de las principales preocupaciones de la gestora social desde el inicio en marzo pasado del aislamiento preventivo obligatorio. Por tal motivo, se impulsaron dos campañas de recolección de alimentos: “Únete, adopta una familia” y el “UNEtón por la vida Tunja”, para apoyar principalmente a las familias sin subsidios del Estado como vendedores ambulantes, artistas, transportadores, estudiantes y mujeres cabeza de hogar, entre otros. Además de víveres, se obtuvieron donaciones en efectivo para complementar la dotación de los servicios de la ESE Hospital local Santiago de Tunja, su apertura y funcionamiento, proceso en el cual también ha sido importante la gestión realizada por el alcalde de la ciudad Alejandro Fúneme González. Este hospital ha sido una necesidad de las familias tunjanas por años y hoy es una realidad. Otra de las acciones emprendidas desde la Alcaldía local es “La Placita del campo a tu barrio”, donde alrededor de 60 productores se benefician dos veces por semana vendiendo sus productos y las familias que acceden a los mismos tienen el beneficio de comprarlos con los mejores precios, frescos y de alta calidad. No menos importante, es la salud y la seguridad de los habitantes de calle, para quienes se dispuso un refugio que les garantiza hospedaje, alimentación y rehabilitación, así como el transporte gratuito para los trabajadores de la salud y la cobertura de su alojamiento en hoteles para evitar poner en riesgo de contagio a sus familias.

La pandemia ha obligado a que las empresas desarrollen nuevos canales de comunicación que permitan atender las diferentes solicitudes de la comunidad. El despacho de la gestora social, en aras de darle continuidad a los procesos que buscan ofrecer apoyo a quienes enfrentan situaciones difíciles, particularmente por la epidemia, ha diseñado una plataforma interactiva por medio de la cual se les brinda atención en tiempo real. Y aunque han sido muchas las preocupaciones planteadas por la gente, las principales han girado sobre asistencia en salud, empleo y acceso a víveres e insumos médicos.

En enero, cuando inició la administración, se puso en marcha la campaña “Útiles que UNEN”, con una respuesta y generosidad asombrosa, no sólo de las empresas sino de las familias tunjanas. “Gracias a todos ellos pudimos entregar en las instituciones públicas de la ciudad mas de 3.200 kits escolares a niños y niñas de primaria”, afirma Gisela Rodríguez. También, se han realizado dos campañas para la recolección de alimentos y de igual manera, la solidaridad de la comunidad ha sido “maravillosa”. Es así como al día de hoy “llevamos entregados 21.499 paquetes alimentarios, que han beneficiado a alrededor de 86.000 tunjanos en estos difíciles momentos de pandemia.”

Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •