Una reflexión sobre el POT para Bogotá

Columnistas Opinión
David-Racero-1

Por: David Racero

Representante a la Cámara por Bogotá del partido Decentes

El pasado lunes 10 de diciembre del 2018, en las instalaciones de la Comisión Primera de la Cámara de Representantes del Congreso de la República, nos sumamos a la iniciativa de la Honorable Representante Ángela María Robledo para empezar una reflexión y un diálogo riguroso sobre el Proyecto de Acuerdo de Plan de Ordenamiento Territorial para Bogotá que radicó la Administración Distrital.

Acerca del mismo es pertinente señalar algunos aspectos problemáticos sobre los cuales, como ciudadanos, debemos movilizarnos para examinar con prontitud y denunciar aquellos aspectos inconvenientes relacionados con el patrimonio ambiental y la calidad de vida de quienes residimos en Bogotá. Lo anterior, debido a que ya fueron surtidas las etapas de seguimiento y evaluación, diagnóstico, formulación y una primera fase de participación ciudadana. Adicionalmente, la Secretaría Distrital de Planeación anunció, el 20 de noviembre del 2018, que radicó ante la Corporación Autónoma de Cundinamarca y la Secretaría Distrital de Ambiente este documento para su respectiva concertación. De acuerdo con entrevista al Secretario de Planeación, publicada en El Espectador el 9 de diciembre, se prevé que, a más tardar en junio de 2019, el Proyecto de Acuerdo del POT sea presentado ante el Consejo Distrital Territorial de Planeación y, posteriormente, ante el Concejo de la ciudad.

Para empezar, el ordenamiento de la ciudad que propone la administración de Enrique Peñalosa se dispone a través de tres ejes, a saber: la estructura ambiental y de espacio público; la estructura funcional y de soporte y la estructura social y económica. Ahora bien, dentro de la primera de ellas se contempla la articulación de la estructura ecológica principal con diseños arquitectónicos, lo cual brindaría una mayor provisión de escenarios públicos para el disfrute de los ciudadanos.

Indudablemente, en Bogotá deben emprenderse acciones para incrementar el área efectiva de espacio público del que disfruta cada ciudadano, pero preocupan lo que serían este tipo de intervenciones porque desnaturalizan entornos protegidos o que deben conservarse. Un ejemplo de esto sería el Sendero Panorámico Cortafuegos de los Cerros Orientales que proyecta construir en zonas de la Reserva Forestal Protectora Bosque Oriental de Bogotá, afectando los ecosistemas que se localizan en las partes más altas de Usaquén, Chapinero, Santa Fe, San Cristóbal y Usme.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  • 12
  •  
  •  
  •