Pelaya un gobierno para el pueblo

Actualidad Gestión

Desde que ascendió a la categoría de municipio, Pelaya se ha preocupado por fortalecer y diversificar su economía, sustentada en la agricultura y la ganadería, así como por mejorar las condiciones de vida de una población, que, como otras en Colombia, ha padecido los rigores de la guerra. Es por ello que su alcalde, Edwer Pérez Acosta, se dedicó a conseguir recursos para garantizarle a la comunidad el acceso a vivienda, recreación, salud, educación, agua potable y saneamiento básico.

Luego de dos años y medio de gestión, el mandatario está convencido de haber avanzado en las metas sociales que su administración se propuso alcanzar en estos cuatro años, tanto en la zona urbana como rural del municipio. Su mayor satisfacción es haber dotado de acueducto y alcantarillado al corregimiento de Costilla, que camina con paso firme hacia la recuperación económica tras un largo y difícil trasegar. Con un gobierno más para el pueblo, Pérez Acosta logró también la financiación, con apoyo del gobernador del departamento del Cesar, Francisco Ovalle, para la construcción de un centro deportivo, que está en un 25% de ejecución.

“Estábamos esperando que pasara la Ley de Garantías para poder ejecutar otros proyectos como el gas para Costilla y San Bernardo, el parque central (de Pelaya) y el tema del agua potable. Este último en un trabajo articulado con la Gobernación y Aguas del Cesar”, señala el alcalde. Pero sus esfuerzos por traer bienestar y progreso a la región van mucho más allá. Su deseo de ayudar a la comunidad, lo han llevado a impulsar unidades productivas para la población discapacitada y a proteger a la niñez y la juventud con programas educativos y de recreación.

El ofrecer a los habitantes de Pelaya una educación y atención en salud de calidad es tal vez una de las mayores preocupaciones del mandatario. “Nos hemos valido con los pocos recursos que nos llegan anualmente, para dotar (a las instituciones educativas) de pupitres, mobiliarios y material didáctico. En el 2017, la situación fue muy similar y esperamos este año trabajar en la parte de infraestructura, adecuaciones, arreglos y compra de libros muy específicos”, sostiene. Su objetivo a corto plazo es garantizar la alimentación escolar a todas las escuelas del municipio que estén legalizadas.

El funcionario reconoce que en el tema de salud también se han presentado dificultades. “Recibimos el hospital con un déficit, cayéndose, con todo el techo abajo. Afortunadamente el alcalde anterior hizo efectivas las pólizas y al principio de mi mandato empezamos a aplicarlas”, pero por el estado en que se encontraba el inmueble, no se aceptó todo el monto de las mismas, explica. Se priorizó entonces lo más necesario del hospital: el área de urgencias y observación, lo cual ya fue intervenido. “En estos momentos estamos en proceso de licitación para ayudar en lo que es la parte de infraestructura y, actualmente, gracias a la Gobernación y a los congresistas Alfredo Cuello Baute y José Alfredo Gnecco, que me están colaborando en Bogotá ante la Superintendencia de Salud, buscamos que el hospital no sea intervenido y salgamos del alto riesgo”.

Son varios los logros conseguidos bajo su administración. Uno de ellos, y tal vez el más importante, es el haber rescatado dos programas de vivienda que estaban prácticamente perdidos para el municipio: el proyecto José María Tortis Soriano de 86 unidades y el de las Marías II con 182 soluciones habitacionales. “Hoy ya entregamos totalmente el primer complejo urbanístico y creemos que en menos de cuatro meses terminamos el segundo”. Su gestión también permitió salvar otro proyecto dirigido a los afectados por la ola invernal de 2010. “Rescatamos 27 viviendas en el corregimiento de San Bernardo, 5 en Costilla y 37 en Pelaya. Eso es importante, porque nadie daba un peso” por ese programa.

Otra de las obras que lo enorgullecen es el centro recreacional, porque en el municipio no existía un escenario de esas características para que las familias no tuvieran que desplazarse hacia otra ciudad a disfrutar de actividades de sano esparcimiento. “Ya contamos con un avance de entre el 60 o 70%”, lo que evidencia el compromiso de la alcaldía de ofrecer mayor bienestar a la población. En 2017, en el OCAD Departamental (Sistema General de Regalías) se aprobaron más de 4 mil millones de pesos para la construcción de la cancha multifuncional, el patinódromo recreativo, el sendero peatonal y la ciclo ruta en el barrio San Bernardo del municipio.

Sin duda, la administración de Edwer Pérez Acosta ha dejado huella en la historia administrativa de Pelaya, la única población a la que se le aprobaron dos programas de pavimentación por más de ocho mil millones de pesos, los cuales ya están siendo ejecutados en 56 calles de la localidad costeña.

Complejo deportivo que consta de cancha polifuncional y patinodromo.
Proyecto de Pavimentación que beneficiará a más de 50 calles del casco urbano de Pelaya.
Comparte este contenido en tus redes sociales