Perú, sin Parlamento y sin Presidente

Perú
Actualidad Internacionales

La decisión del Presidente del Perú, Martín Vizcarra de disolver el actual Parlamento ha generado diferentes reacciones en el mundo político del país, mientras el pueblo celebra la salida de los parlamentarios y realiza protestas en la calle ante las denuncias de corrupción al interior del Congreso. Como represalia, el Legislativo destituyó al mandatario, cuyo cargo fue asumido por la vicepresidenta Mercedes Aráoz.


“En respeto irrestricto de la Constitución Política de Perú, he decidido disolver constitucionalmente el Congreso y llamar a elecciones de congresistas de la República. Este es un acto constitucional”, dijo el presidente en un mensaje a la nación. La medida fue acompañada por los ciudadanos que aplaudieron la decisión del gobernante.

Tras apartarse de la determinación presidencial, el Parlamento destituyó a Vizcarra a través de la votación a favor de una suspensión “temporal” y designó como mandataria interina a Mercedes Aráoz.

Como parte de su discurso, la Presidenta (E) explicó que asume el cargo de manera temporal , ya que Martín Vizcarra “ha fallado al no haber cumplido con tres artículos constitucionales”.  Según señaló,  el gobernante incurrió en causal de grave infracción constitucional, de acuerdo con el el artículo 117.

Sin embargo, Aráoz podría estar cometiendo el delito de usurpación de funciones según el articulo 361 del código penal.

La mandataria interina podría haber incurrido en cuatro conductas delictivas: la usurpación de una función pública sin tener título o nombramiento, dar órdenes militares o policiales, continuar en el cargo destituido y ejercer labores distintas al puesto que ocupa.

 

Comparte este contenido en tus redes sociales