¿Por qué no reconocer el liderazgo de las mujeres en Colombia?


Actualidad Columnistas Opinión

Sandra Ortiz
Senadora de la República

Estoy convencida de que el problema de la equidad de género es la falta de educación y es claramente un inconveniente de antaño, que sigue afectando a las sociedades. Por ejemplo, mientras en las empresas aumentan las posiciones de liderazgo, la presencia de mujeres en esos campos disminuye de manera notable.

La brecha salarial en Colombia entre hombres y mujeres hasta 2016 es del 11 %, sin embargo, las mujeres desempeñamos las mismas funciones.

El segundo ranking de equidad de género en las organizaciones en Colombia, arrojó cifras que demuestran que estamos avanzando, sin duda, pero a pasos muy lentos.

Esta información es recopilada entre 104 organizaciones públicas y privadas y muestran que sólo el 29,8 % de las empresas cuentan con políticas claras de equidad de género y diversidad, mientras el 58,7 % dijo contar con un protocolo de prevención y acompañamiento ante casos de acoso sexual o laboral.


“mi lucha no es a favor de las mujeres, es a favor de la igualdad y la equidad”


El dato más significativo, desde mi punto de vista, que nos deja esta encuesta es que el 46,3 % de los trabajadores de las organizaciones encuestadas son mujeres y solo el 34 % ocupan cargos de alta dirección, y es aquí donde nos debemos detener a discutir el por qué se les niega a las mujeres la posibilidad de llegar a estos importantes cargos, ¿es acaso que ser mujer, con todo lo que conlleva, es un limitante en nuestro desarrollo profesional?

Según un informe de ONU Mujeres, “las mujeres en Colombia están más desempleadas que los hombres”, la tasa de desempleo nacional presenta una brecha superior a los 8 puntos porcentuales.

Paradójicamente, 58 % de quienes se gradúan en educación superior son mujeres, lo que indica que estamos perfectamente preparadas para vincularnos al mercado nacional. Pero pareciera que la educación no es garante de futuro en las niñas y mujeres del país.

Es por estas y muchas más cifras y razones que las políticas públicas y las leyes en este país deben ir cargadas de una alta dosis de equidad, para generar oportunidades y bienestar para todos los colombianos por igual. Por eso mi lucha no es a favor de las mujeres, es a favor de la igualdad y la equidad, lo que se traduce en visible progreso del país. Los países con mayor equidad mejoran potencialmente su calidad de vida y su economía.

Las mujeres necesitan saber que no están solas y que pueden hacer lo que se propongan, y para esto el Estado debe garantizar que no existirán piedritas en el camino.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  • 30
  •  
  •  
  •  
  •  
    30
    Shares