Ráquira, la capital artesanal de Colombia

Actualidad Gestión

A unos 60 kilómetros de Tunja, se encuentra Ráquira, un municipio pintoresco, de casas coloniales, que gracias a la decoración que lo caracteriza fue galardonado como uno de los pueblos más lindos del andino departamento de Boyacá por la Corporación Nacional de Turismo en 1994. Las manos prodigiosas de sus habitantes en el manejo de la cerámica, llevaron a que se considerara como la capital artesanal de Colombia. Ahora, con una administración diligente y transparente, Ráquira camina hacia el desarrollo social.

El alcalde de Ráquira, Néstor Castillo, ingresó a la política desde muy joven, fue presidente de una junta de acción comunal y luego hizo parte del concejo municipal. Su experiencia en el sector público desde temprana edad, le ha permitido identificar con mayor facilidad las fallas de la administración local y conocer de primera mano las principales necesidades de la población para trabajar en su solución. En su Plan de Desarrollo Porque Ráquira merece seguir creciendo, son muchos los temas que se abordaron para trabajar en estos cuatro años de gestión, tales como el arreglo de vías, construcción de puentes, apoyo a población vulnerable y, ante todo, un trabajo en equipo para dar resultados tangibles.

Desde que llegó a la alcaldía, Castillo tuvo como reto conseguir que la comunidad se uniera en un solo propósito y lo logró: sacar adelante a Ráquira con un trabajo conjunto y diligente. Fue así como, desde la administración, se propuso hacer realidad proyectos de impacto social como una nueva plaza de mercado local, con una inversión de 1.600 millones de pesos, la reestructuración del hospital municipal y el inicio del coliseo deportivo para ofrecer espacios de sano esparcimiento a la comunidad.

Pero, su preocupación también ha sido la población vulnerable y el adulto mayor, a los cuales ha ofrecido actividades de recreación, capacitación y apoyo en mercados a las zonas más necesitadas de la región. También, se ha llevado electricidad, unidades sanitarias y mejoramiento de vivienda a las áreas rurales del municipio. Además, se realizó un convenio con la Corporación para el Desarrollo Integral de la Juventud y la Niñez de Colombia (Corpojunac) para fomentar el deporte en los niños y jóvenes de Ráquira. En el tema de salud, se espera la adquisición de una unidad móvil para brigadas de salud, con el fin de atender los casos de urgencia médica en las veredas apartadas, así como la realización de jornadas de prevención de enfermedades, según el mandatario.

El alcalde Néstor Castillo se propuso fortalecer el turismo en el municipio, ante las medidas que se han tomado desde el Gobierno Nacional y el Congreso de la República para impulsar ese sector a nivel regional. “Buscamos garantizar que el apoyo de la administración municipal hacia el turismo sea constante y permanente”, asegura el gobernante.

Es así como se inició un proceso de capacitación con la comunidad para aumentar la competitividad en lo que tiene que ver con la industria del turismo. De igual forma, se han asignado recursos para promocionar los destinos que ofrece todo el municipio. Aunque sus artesanías y calles coloniales se han convertido en el principal atractivo de muchos de los visitantes que llegan al pueblo, también cuenta con una amplia oferta gastronómica y cultural para el disfrute. “Ráquira tiene mucho por mostrar, y con nuestra política de turismo buscamos que lo que no se ha promocionado hasta el momento se muestre”. La estrategia gubernamental también incluirá rutas ecológicas y senderos peatonales para atraer a más viajeros.

Cuadra comercial artesanal de Ráquira.
Iglesia San Antonio de Pared, de Ráquira.

Un año más de trabajo

En la recta final de su gestión, Castillo trabajará en la construcción de algunos puentes para facilitar el desplazamiento vehicular hacia varias veredas del municipio. La administración está, además, a la espera de la aprobación, por parte del Concejo, de una partida para invertir en placas huellas en zonas rurales que están pendientes por intervenir. Así mismo, se seguirá cumpliendo con el mantenimiento de algunas escuelas y con la construcción un nuevo colegio en la vereda La Candelaria, proyecto que tiene una inversión estimada de 2.400 millones de pesos. “Es un esfuerzo que se está haciendo entre el Ministerio de Educación, la Gobernación y el municipio, la idea es que en menos de un año tengamos nuestro colegio construido allá en La Candelaria”, puntualiza.

Comparte este contenido en tus redes sociales