¿Se salvará Electricaribe?

Después de más de dos años de que la Electrificadora del Caribe (Electricaribe) fuera intervenida, el Gobierno Nacional decidió dar una solución estructural dividiendo en dos grandes sectores la prestación del servicio luego de haber presentado tres posibles salidas a la crisis por la que atraviesa la compañía. Esto, junto a la proyección de energías renovables, plantea una alternativa a lo que se convirtió en una oscura etapa para la energía eléctrica en el país.

La región Atlántica cuenta con problemas en la prestación del servicio de energía debido a un operador deficiente como lo fue en su momento Gas Natural Fenosa, dueño de Electricaribe. Desde 2016, el Gobierno Nacional ha tenido que llevar a cabo una estrategia en la que se ha logrado evitar un corte masivo en el servicio de electricidad en los siete departamentos que conforman la zona norte del país. Primero, avalando, a través del Conpes, 826.000 millones de pesos para que la empresa pudiera invertir en mejorar sus redes.

Ahora, la fórmula consiste en dividir en dos el mercado para que sea más atractivo.

De acuerdo con la superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios (Superservicios), Natasha Avendaño García, es necesario que “el Caribe colombiano tenga uno o varios operadores que respondan a las exigencias del mercado, hagan las inversiones que se requieren y mejoren los indicadores en beneficio de más de 10 millones de habitantes”.

El proceso hace parte de una solución estructural definitiva que divide en dos grandes sectores la prestación del servicio. CaribeSol: que integra a los departamentos de Atlántico, Magdalena y La Guajira, con una participación en el mercado de 10,8% y 1,21 millones de usuarios; y CaribeMar: conformada por Bolívar, Sucre, Córdoba y Cesar, con un mercado de 10,9% y 1,51 millones de clientes.

Para la especialista en servicios domiciliarios y docente de la Universidad del Norte, Judith Echeverría Molina, el Estado debería distribuirlo de tal manera que no todos los esfuerzos recaigan sobre el mismo. “Es decir, que no todos los usuarios subsidiados estén en una sola empresa porque esto significa que el Estado deberá hacer un mayor esfuerzo con subsidios y con impuestos”.

No obstante, Avendaño García asegura que esta es “la solución definitiva al problema de prestación del servicio de energía en la costa, beneficiará a los habitantes de siete departamentos, a la industria de la región y a los inversionistas que quieran trabajar por el Caribe”.

Echeverría cree, sin embargo, que se debería hacer una distribución de tal manera que la energía eléctrica de los estratos de menores ingresos y del sector industrial provengan del mismo operador para que el empresariado “ayude a financiar estos sectores y no todo el peso caiga en el Estado”.

¿EPM en la puja por Electricaribe?

En la competencia por el mercado de energía eléctrica de la Costa Caribe, entrarían Celsia, Codensa y el Grupo de Energía de Bogotá, socio de Enel.

Según la agente interventora para la compañía, Ángela Patricia Rojas, hay muchos interesados, pero aún no se puede hablar de las empresas que estarían en la puja por Electricaribe. “Tenemos que esperar que el proceso se vaya dando”, afirma. Una vez el Gobierno dio a conocer estas exigencias, se han descargado aproximadamente 300 veces el documento que contiene los parámetros para participar en la subasta. El gerente de Empresas Públicas de Medellín (EPM), Jorge Londoño de la Cuesta, no descartó su participación en la oferta pública. “Habría que buscar un inversionista que aporte el capital y EPM opere durante varios años. Esa es una fórmula que podríamos explorar y que estamos analizando. En el largo plazo nos interesa”, dijo. En la competencia por el mercado de energía eléctrica de la Costa Caribe entrarían Celsia, Codensa y el Grupo de Energía de Bogotá, socio de Enel.

Los problemas de Electricaribe

De acuerdo con especialistas, el modelo de prestación del servicio no es el problema. De hecho, para Judith Echeverría, “en los años 90 era peor, cuando el Estado los prestaba y la cobertura y calidad eran menores. Solo las personas con más recursos podían tener acceso mediante sistemas privados (plantas eléctricas) y el Estado prestaba el servicio por debajo del costo, es decir a pérdida, contra impuestos”. Uno de los problemas más grandes de esta empresa es que tiene un pasivo pensional estimado en 1,2 billones de pesos, lo que implicaría que para atraer a los inversionistas, se les tendría que ofrecer los activos físicos de Electricaribe sin pasivo pensional y sin acreencias previas a la toma de posesión.

“En cuanto a las condiciones particulares de la región Caribe tienen que ver con factores climáticos, pero también con las condiciones socioeconómicas de los usuarios. En materia de servicios públicos, por ley aplican subsidios cruzados en todo el país. Las personas que viven en los estratos altos subsidian a los que viven en los estratos bajos. Esto es problemático en la zona porque la mayor parte de la población es subsidiada (hablamos de las personas en Cesar, La Guajira o Magdalena, por ejemplo) y no hay suficiente gente con capacidad de pago que asuma esos subsidios”, explica.

Un ejemplo de ello es el sector de El Golfo, en Barranquilla. Según las cifras de Electricaribe, allí se facturan 20 millones mensuales, tiene una deuda acumulada de 327 millones de pesos y su recaudo es del 0%. “La compañía entrega la energía en un punto de conexión, debido a que las redes no son de propiedad del operador de red, la comunidad las ha construido de manera artesanal y en muchos casos de manera antitécnica”, señala su gerente, Ramiro Castilla

En La Guajira y Cesar ya se está implementando la estrategia de energías renovables con la instalación de páneles solares.

Las soluciones de Gobierno no convencen

En un debate de control político, que se llevó a cabo en la Comisión Quinta de la Cámara Alta, se discutieron las diferentes posturas y soluciones planteadas por el Gobierno. Sin embargo, los congresistas asistentes aseguraron que salieron con más inquietudes e inconformidades que con las que entraron. El senador Jorge Enrique Robledo aseguró, por ejemplo, que este es un desastre que viene de tres administraciones atrás y la pregunta del millón es cuánto van a pagar los compradores por la empresa.

“La solución Duque coincide con la de (Juan Manuel) Santos, privatizar y privatizar. La primera decisión que se toma es la de dividir el mercado. Esto encarece los costos del servicio. Esta es una decisión antitécnica. Y la segunda decisión es que podrán tener los compradores hasta el 35 por ciento del mercado, cuando las reglas ponen un tope de 25 por ciento”, expuso el legislador.

Por su parte, el presidente de la Comisión, José David Name, dijo que queda mucho más preocupado con las respuestas que dio el Gobierno en el debate, porque “financiera y económicamente Electricaribe no es viable. Si llegamos a pagar los pasivos pensionales después de lo que se venda, lo que quedaría es un milagro. Lo único que se le va a transferir a la nueva empresa son cosas buenas, los usuarios y las inversiones”, concluyó.

Energías renovables como solución

La apuesta del Gobierno Nacional es que el país pase a tener de 50 a 1.500 megavatios de energías alternativas como solar y eólica.

Para el Gobierno y todo el sector energético, la transformación de energías renovables en las que actualmente se encuentra el país es la solución a todos los problemas que actualmente enfrentan, no solo Electricaribe, sino empresas como las del Valle del Cauca u otros sectores que no cuentan con una prestación del servicio estable o incluso no tienen electricidad doméstica. Frente a esta situación, el representante por Magdalena del partido Opción Ciudadana, Franklin del Cristo Lozano de la Ossa, asegura que “la Costa Atlántica tiene grandes posibilidades de desarrollar proyectos de energías no convencionales como la eólica o con paneles solares, debido a la riqueza de los recursos renovables que se requieren para este tipo de emprendimientos”.

En opinión del legislador, “sería mucho más rentable para el Estado que ese recurso, más el que pagan los colombianos, se invierta en proyectos como granjas solares, para que la transmisión de energía sea cercana desde el complejo al municipio”. Por consiguiente, el costo sería menor para el público.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •