Sector petrolero se prepara para la transformación energética

La exploración de yacimientos no convencionales ha generado un debate sobre la conveniencia o no para el país. El presidente Ejecutivo de la Cámara Colombiana de Bienes y Servicios Petroleros (Campetrol), Germán Espinosa, salió en su defensa y en una entrevista que le concedió a la revista El Congreso, habló sobre la necesidad de acudir a alternativas como esa ante la reducción de reservas de hidrocarburos que se prevé en el corto plazo. También se refirió a otras medidas que pueden contribuir a fortalecer el sector.

¿Considera que la exploración de yacimientos no convencionales libraría al país de un desabastecimiento de petróleo y gas?

Es importante tener en cuenta el tema de tiempo, porque estamos en una situación precaria desde el punto de vista de reservas, contamos escasamente con seis o siete años de provisión a los niveles de producción actuales. El problema ahora es de corto plazo, ¿de dónde podemos sacar volúmenes adiciones de producción? Respondiendo a esto, llegamos a la conclusión de que solo con los sistemas de recobro, el incremento de los procesos de recuperación mejorada y la exploración de yacimientos no convencionales, se podría tener un aporte en un tiempo reducido. 

Campetrol ha propuesto otras alternativas para encontrar nuevos yacimientos en el corto y largo plazo?

Hay unas perspectivas muy interesantes en lo que es la exploración normativa, onshore (en tierra firme) y offshore (costa afuera), pero los tiempos son distintos. Estamos hablando de un ciclo exploratorio de ocho años en el caso de onshore, lo que es un mediano plazo, o 12 años para offshore. Como estamos hablando de un lapso corto, los únicos recursos que vemos, desde el punto de vista técnico, que podrían aprovecharse son el recobro mejorado y los yacimientos no convencionales.

¿Cómo se lograría el mejoramiento del recobro en el país?

Colombia tiene uno de los recobros más bajos en la región porque escasamente contamos con un 19% a nivel país, eso quiere decir que del volumen original de petróleo que contienen las rocas solo hemos aprovechado ese porcentaje. El potencial que podríamos aprovechar es unir ese valor de recobro a una media internacional que puede estar en el 25% o algo más, entonces ahí hay un espacio de mejoramiento muy importante. Un uno por ciento representa fácilmente 500 millones de barriles de reservas.

Para final del cuatrienio, ¿qué metas se tienen para encontrar nuevos yacimientos?

Todo depende del nivel de actividad que se tenga, hemos hecho unas estimaciones de adquisición sísmica, de pronto no tendremos los 20 mil km por año que estimamos se necesitan, pero si esperamos hacer un esfuerzo grande en adquisición de terrenos, porque es aquí donde tenemos la posibilidad de disminuir los riesgos e incertidumbre de encontrar petróleo para ponerlo en producción lo más pronto posible. 

Buscamos mantener un promedio de pozos exploratorios de 120 a 140. Entonces, al final del cuatrienio, aspiramos que haya unos 1.200 a 1.500 pozos de desarrollo anuales, que es donde contamos con un avance importante. Posiblemente podamos llegar a los 2.500 a 3.500 millones de barriles y eso implica unas inversiones superiores a los ocho mil millones de dólares en exploración y producción por año.

¿De qué manera Campetrol ha apoyado la reactivación de la industria “oil & gas” que ha puesto en marcha el Gobierno Nacional?

Desde Campetrol estamos en la línea que ha planteado el Gobierno (en cabeza del Presidente Iván Duque). Trabajamos conjuntamente en la conflictividad social, superando los temas que había de tipo contractual y, en este ámbito, hemos hecho varias propuestas sobre reformar el Sistema General de Regalías para devolverle a las regiones productoras hasta un 50%.

Desde el sector petrolero, ¿cuál es el aporte a la transformación energética en la que está el país?

El sector petrolero es el único que puede proveer los fondos de la transformación energética que se está dando a nivel mundial. Dicho de otra forma, para que se trace un camino ordenado hacia la utilización de recursos renovables para la producción de energía, el impulso económico debe ser de volúmenes grandes que solo pueden ser producidos por el gremio de hidrocarburos. Entonces, el petróleo no es el problema, es la solución, pues debemos impulsar nuestra propia reducción de mercados para dar paso a los energéticos. 

Comparte este contenido en tus redes sociales