Superintendencia del Subsidio Familiar una entidad al servicio ciudadano

Superintendente Subsidio Familiar -José Leonardo Rojas
Actualidad Economía Estado Gestión Gobierno Personajes Trabajo Vivienda
Bajo la administración de José Leonardo Rojas, la Superintendencia del Subsidio Familiar ha trabajado para mejorar las condiciones sociales y económicas de los trabajadores colombianos, mediante la vigilancia y control de la operatividad de las 43 cajas de compensación familiar en todo el país. Una labor en la cual se ha tenido como prioridad velar por los derechos de la comunidad.
super_logo
Las Cajas de Compensación Familiar reclaman el permanente acompañamiento de la Superintendencia del Subsidio Familiar con le fin de garantizar una excelente prestación de sus servicios a los trabajadores afiliados.

En estos dos cuatrienios, la Superintendencia del Subsidio Familiar ha tenido un cambio ostensible en cuanto a la ampliación de la cobertura del sistema de subsidio familiar y la calidad de los servicios que prestan las 43 cajas de compensación de todo el país. Para el superintendente José Leonardo Rojas, la gestión que ha desarrollado la entidad se ha convertido en un pilar trascendental para el equilibrio social por la eficacia con la que ha operado.

 Hoy por hoy, la Supersubsidio cuenta con una planta mucho más capacitada, que durante los últimos años ha podido hacerle, sin excepción, control y vigilancia a todas las cajas de compensación. “Antes se visitaban un promedio de 20 o 25 o a lo sumo 30 cajas, no porque antes la inspección fuera mala, era porque el recurso humano no existía y era muy limitado su presupuesto. Pasamos de tener 62 empleados a tener hoy alrededor de 149 de planta”, sostiene el funcionario.

 Para el superintendente, el Presidente Juan Manuel Santos “le cumplió al sistema de compensación, fortaleciéndolo y realizando una reestructuración administrativa al interior de la entidad”, lo que permitió la solidificación del sector. “Queremos poder proponerle al sistema de compensación alternativas para sus programas de inversión, pues contamos con el respaldo del Gobierno Nacional”, asegura.

Los resultados del sistema del subsidio familiar se califican como un éxito. Según Rojas, gracias al trabajo mancomunado con el Ministerio del Trabajo para impulsar políticas públicas del sector en pro de la ciudadanía, se ha implementado un programa para verificar que la situación administrativa de las cajas esté acorde con los parámetros establecidos en la ley y en las circulares de la Superintendencia. En cuanto al aspecto legal, se hace un monitoreo mensual y trimestralmente a través de una plataforma del Ministerio para verificar que la cuota monetaria que se paga mes a mes por parte de la caja se esté haciendo dentro de los requisitos legales y parámetros establecidos.
Las cajas de compensación tienen más de 14 objetos sociales, aunque su misión principal es pagar la prestación económica del subsidio familiar, una cuota monetaria que se cancela mensualmente de acuerdo a lo establecido por la ley. Igualmente, a los beneficiarios del Crédito Social de las Cajas también les ha cambiado mucho la vida porque en muchas regiones han podido salir de ser clientes de la fatídica costumbre de prestar dinero por encima de los intereses del 20%.
Por eso cree que “en muchas partes del país los que prestaban “gota a gota” salieron de ese trabajo y ahora son clientes del crédito social, terminan de pagar su crédito y vuelve y se les renueva”, explica el funcionario.

Al cierre de la vigencia de 2017, el sistema cerró con 640 mil empresas afiliadas en el país, las cuales tienen a 9 millones de trabajadores adscritos que suman 21 millones de personas beneficiarias. Es decir, que dentro del sistema se encuentra alrededor del 50% de la población colombiana con algún tipo de beneficio, cuota monetaria, acceso a servicios de recreación, educación y subsidio de vivienda y desempleo.

Tal y como está definido en la política de la Superintendencia, la gestión permite fortalecer y crear vínculos sólidos que incrementen la credibilidad y la confianza de los usuarios en este sistema de control. Es por eso que su tarea es poder verificar que se cumplan las normas del mismo y que las inversiones realizadas por las cajas en otros sectores donde se hagan de manera legal sean bien invertidas y no se exponga el patrimonio de los trabajadores.
José Leonardo Rojas reconoce la labor del Gobierno para generar una política pública del sistema de compensación. Esto, debido a que hay un equipo que lleva estabilidad y conoce los trabajos y los programas que se implementan. “La relación es excelente, pero en lo funcional es mucho mejor porque estamos articulados y trabajamos de manera mancomunada y coordinada con el Ministerio del Trabajo, para que esa política pública se cumpla”, afirma el superintendente.
Según el último informe de Presidencia de la República y la Función Pública 2017, la institución más transparente del país fue la Superintendencia del Subsidio Familiar, atribuido al pacto que sobre esa materia se hizo con las cajas hace dos años y que tiene cuatro componentes: El primero es que se comprometen a modificar sus manuales de contratación; el segundo, a generar más prácticas de gobierno corporativo transparentes y ampliar las coberturas; el tercero, a reducir las tarifas de los servicios, y el cuarto, que ese pacto se articule con la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría para efectos de permitir que todos los entes de control puedan estar.

La Superintendencia del Subsidio Familiar vela por los intereses de los 20 millones de usuarios de las Cajas de compensación Familiar. Acto de instalación Encuentro de Protección al Usuario en Comfamiliar Atlántico.
La inspección, control y vigilancia es la razón de ser de la Superintendencia del Subsidio Familiar a cada una de las 43 cajas del sistema del subsidio en Colombia.

Un pacto que da resultado
De acuerdo con José Leonardo Rojas, este pacto ha dado resultado, pues “las cajas siempre están proactivas y dispuestas a que se les vigile, ellas mismas reclaman más vigilancia y es por eso, que, esta se realiza a través de las visitas ordinarias”, lo que hace la operación más sólida y fuerte, además de ser rigurosa respetando el debido proceso y el derecho a la contradicción y a la defensa.

Retos
Todos los años se tiene el mismo reto, que se siga ampliando la cobertura de los servicios sociales. Para el superintendente es necesario que las cajas continúen trabajando por mantener las tarifas bajas o reducirlas. También que se sigan realizando obras de impacto social en el sistema de compensación porque “los beneficios que han reportado las cajas al país son grandes, nunca es suficiente, siempre estamos a la expectativa de crecer como una entidad que le cumple al país”.

La ministra del Trabajo, Griselda Restrepo, junto a las entidades del sector, garantiza los derechos de millones de trabajadores colombianos; entre ellas, la Superintendencia del Subsidio Familiar regida por José Leonardo Rojas Díaz.
Comparte este contenido en tus redes sociales