“Todo lo que nos propusimos, lo estamos haciendo”

Actualidad Caribe Economía Educación Gestión Salud

En la llanura del Caribe colombiano se encuentra el departamento del Cesar, convertido en una de las principales regiones del país gracias a sus 22.905 Km de extensión, su aporte a la economía nacional como segundo mayor exportador de Colombia, su envidiable riqueza natural y su ubicación estratégica. Su gobernador Francisco Ovalle lo describe como un territorio próspero, pujante y con muchas potencialidades para transformarlo en un gran centro industrial y ganadero.

Con una gestión administrativa calificada por muchos como “impecable”, la Gobernación del Cesar, en cabeza de Francisco Ovalle, ha logrado avances significativos para posicionar al departamento como una región verde, emprendedora y turística por excelencia. La red hidrográfica con la que cuenta, sumado a una minería a cielo abierto y una identidad cultural y musical propia que traspasa las fronteras, lo hacen atractivo tanto para los visitantes como para los inversionistas locales y extranjeros. “Hemos traído a empresarios nacionales e internacionales, así como a gobiernos de diferentes países para que pongan los ojos en el departamento como un territorio que tiene el alcance de construir ese sueño y ese deseo de generar mayores ingresos y empleo bajo el tema de transformación agroindustrial”, destaca el mandatario.

Es así como, ajustándose a las políticas del orden nacional, el gobernador puso en marcha una serie de programas sociales de gran envergadura para promover el turismo y mejorar la cobertura en los servicios de salud, educación, transporte y seguridad.

Francisco Ovalle

El gobernador Francisco Ovalle ha avanzado en el fortalecimiento de la cobertura y la calidad educativa, siendo este uno de los pilares de su administración.

Administrador de empresas agropecuarias de la Universidad de La Salle de Bogotá y abogado de la Universidad de Santander de Valledupar. Cursa actualmente una maestría en Derecho Público en la Universidad Sergio Arboleda, en la sede Santa Marta. Además, ha realizado seis diplomados relacionados con el sector público, así como una especialización en Gerencia de Empresas. Fue secretario privado de la Gobernación del Cesar entre 1990 y 1991. Posteriormente, fue concejal de Valledupar entre 1992 y 1994, cargo que le abrió las puertas para que fuera dos veces diputado de la Asamblea del departamento, corporación de la que fue su presidente y vicepresidente. En el 2005 inició como coordinador del partido Cambio Radical en esa región, función que desempeñó durante nueve años. Posteriormente, fue escogido por una alianza de varios partidos del Cesar para ser el candidato a la Gobernación, cargo que actualmente ejerce.

Para ejecutar con éxito la jornada única escolar, la gobernación tocó puertas ante el Ministerio de Educación, logrando adquirir recursos para fortalecer las instalaciones académicas en el departamento, con la creación de dos nuevas instituciones: El Colegio San José, en el municipio de La Paz, que cobija a 960 estudiantes y el Colegio Isla Aguilar en el municipio de La Jagua de Ibirico para 1.150 alumnos. En las demás zonas como Curumaní, El Paso, La Gloria, Astrea y San Diego se intervinieron nueve instituciones educativas que se esperan entregar antes de finalizar el año. De acuerdo con Ovalle, a partir del siguiente año, estos centros escolares abrirán 8.800 nuevos cupos en los niveles básico, primaria y secundaria. 

En materia técnica y tecnológica, se avanza en la construcción de cinco nuevas sedes del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) en Bosconia, Chimichagua, Chiriguaná, Curumaní y San Alberto, las cuales están ubicadas en el corredor de la Ruta del Sol. “Con esto vamos a impartir toda la oferta educativa del SENA a 1.800 estudiantes que se estarán formando en piscicultura, ganadería, logística, metalmecánica y el sector minero”, explica el mandatario.

Para que los docentes tengan oportunidad de formarse en distintas licenciaturas y reforzar la calidad de la enseñanza, se habilitaron cerca 130 becas con maestrías en Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Matemáticas, Física y Lenguaje. Y como si esto fuera poco, se ha venido trabajando en la finalización de una sede de la Universidad Nacional en tierras vallenatas, con lo que se busca cerrar brechas educativas en la región. La obra albergará en esta primera etapa alrededor de 2.500 nuevos estudiantes, pero la idea es garantizar el acceso de una cifra mayor en el futuro.

Deserción escolar 

El tema de la deserción escolar es uno de los mayores retos para cualquier gobernante. Es por ello que Francisco Ovalle inició un trabajo articulado con los 25 alcaldes del departamento y las secretarías de Educación locales para la implementación de una estrategia denominada Camino al aula, la cual ha disminuido en grandes porcentajes la ausencia estudiantil a través de un permanente acompañamiento y la ejecución efectividad del Programa de Alimentación Escolar (PAE). “Cuando comenzó mi administración, se encontraban 142 mil niños vinculados al sistema educativo y al día de hoy la cifra ya alcanza los 178 mil menores, lo cual es un avance positivo”, señala el mandatario.

Para el funcionario, el ofrecer bienestar a la ciudadanía es primordial. De ahí que ha destinado un presupuesto alto para resolver la mayor parte de las necesidades urgentes que presenta la población del Cesar. Es así como ha concentrado sus esfuerzos en mejorar la atención de la niñez, la adolescencia y la juventud.  Ya son 65 mil los menores beneficiados con los programas gubernamentales, número que podría aumentar en lo que resta de gestión. Los adultos mayores también han sido priorizados por la administración, alrededor de 13 mil de ellos cuenta con alimentación y acceso a actividades lúdicas y de recreación.

En 2016 se logró crear, además, la oficina departamental de la mujer, que permitirá garantizar niveles de formación a jefes cabezas de hogar, víctimas del conflicto, con problemas de discapacidad o que sufren de violencia intrafamiliar. “A la fecha, ya se han formado alrededor de 1.800 mujeres. Nuestro propósito y nuestra meta, antes de finalizar nuestro gobierno, es dejar cinco casas talleres constituidas”, sostiene el gobernador.

En palabras del mandatario, “los indicadores (de seguridad) han mejorado” con la firma en 2016 de los acuerdos de paz entre el Gobierno Nacional y la entonces guerrilla de las FARC. El departamento tuvo un rol fundamental convirtiéndose en un importante receptor de las zonas veredales de transición para lograr la desmovilización de 169 integrantes de la organización. “Los indicadores han disminuido en todos sus niveles, en las diferentes modalidades de delito y eso ha sido un trabajo articulado con la Fuerza Pública. Hemos desplegado todo un esquema de seguridad para garantizarles a los cesarences los máximos resultados en esa materia”. Como parte del plan de acción gubernamental, se van a inaugurar seis Centros de Integraciones Comunitarias para la paz, que son espacios de convivencia y desarrollo en zonas donde más se arraigó la confrontación armada en esa región.

La consolidación de la paz en el Cesar ha ido marchando a pasos agigantados. En primer lugar, el acompañamiento que se le ha dado a la población desmovilizada ha permitido incentivar un ambiente positivo en los ciudadanos. Se concretaron 22 alianzas con la Agencia de Desarrollo Rural (ADR), de las cuales 10 ya están en ejecución para impulsar a pequeños productores. Además, se pre-aprobaron siete nuevos proyectos para garantizar 1.100 hectáreas más de siembra de diferentes cultivos por más de 5.200 millones de pesos.

Cesar avanza con “paso firme” en materia de vías e infraestructura, lo que le ha significado progreso al departamento. Se han construido alrededor de 180 kilómetros en placa huella y capa asfáltica y se trabaja en la adecuación de los corredores terciarios para facilitar el desplazamiento de productos desde el campo a la ciudad. Ejemplo de ello es la finalización del tramo Codazzi-San Jacinto, con 12 Kilómetros, la vía La Mata en Chimichagua con 8.2 kilómetros y la carretera que conecta a las localidades de San Juan y Pueblo Bello. Las obras emprendidas han permitido mejorar la movilidad de la población en zonas donde por muchos años se sintió con mayor fuerza el conflicto armado interno.

Ampliar la cobertura en saneamiento básico de los habitantes del Cesar ha sido una de las tareas más importantes de la administración. Desde que asumió Francisco Ovalle como gobernador, se buscó optimizar los acueductos y alcantarillados en zonas rurales y cabeceras municipales. Por eso se ha ejecutado un plan maestro, el cual ya presenta un avance del 60%. Lo logrado hasta el momento ha sido posible gracias a un sistema fotovoltaico que se ha implementado, para que en caso de que haya una interrupción de la energía, enseguida se activen los paneles y se envíe el agua a las residencias. Próximamente se iniciarán cuatro proyectos más en los municipios de La Paz, San Diego de los Tupes, El Carmen y Tamalameque, con una inversión de 11 mil millones de pesos. 

Se han preparado también nuevas obras de acueducto y alcantarillado en las cabeceras municipales de Aguachica, San Diego y La Paz, la primera con un costo de 17.800 millones de pesos, la segunda de 6.500 millones y la tercera de 8.200 millones. La administración brinda, además, un acompañamiento técnico y financiero a siete municipios, especialmente a las empresas de servicios públicos para poder modernizar sus estados financieros, aspectos técnicos y operativos. 

Con proyectos VIPA, la gobernación entregó alrededor de 2.100 viviendas en Curumaní, Becerril, San Alberto, San Diego, Gamarra y Astrea. Inició, además, la construcción de 2.340 casas gratis en 15 municipios y gracias a la titulación de 11 mil predios urbanos, se entregarán cerca de 4.200 títulos en presencia del Ministro de Justicia y el Superintendente de Notariado y Registro. Como parte del programa, se ha venido trabajando en el plan de masificación de gas natural para cerca de 2.800 usuarios. “Es un ahorro directo que se le va a garantizar a muchas familias del departamento”, explica.

Con los 25 alcaldes del departamento se ha mantenido una relación articulada y unificada para la formulación de proyectos y su viabilidad.  Cada municipio viene ejecutando alrededor de cinco obras, entre las que figuran escenarios deportivos, parques y batallones. Ejemplo de ello es la construcción de la Villa Olímpica en Codazzi, que es considerada el “escenario más hermoso que tendrá el departamento”, ya que contará con nueve disciplinas deportivas. También se levantará un estadio de fútbol con graderías, camerinos y cubierta. 

En cumplimiento al compromiso que asumió de garantizar el acceso a la salud de la población del Cesar, el gobernador puso en funcionamiento una Unidad Ecológica en los hospitales de los municipios de Aguachica, Chimichagua y El Copey. Según Ovalle, esta unidad se construyó hace más de 18 años, pero nunca entró en operación, por lo que se hizo una tercerización en año y medio para que se habilitaran los servicios. “Es una unidad moderna en donde se les ahorra a los pacientes los trayectos largos para que los atiendan. Hoy tenemos los equipos más modernos para cualquier tipo de tratamiento. Lo que hicimos fue habilitar esos espacios que estaban intransitables luego de 17 años de construido”, destaca.

Con casi el 70% de su programa ejecutado, el mandatario “le meterá el acelerador” a los proyectos del Plan de Desarrollo que están pendientes de realizar para cumplirlo en un 100%. Es así como se iniciarán una serie de obras de infraestructura para avanzar hacia la transformación económica y social del Cesar. La intención es volver al departamento más competitivo, si se tiene en cuenta que es el segundo con mayor producción de palma a nivel nacional.

Para lograrlo, se trabaja en varias líneas específicas, con los recursos de ciencia y tecnología, el proyecto de CENIPALMA, a través del cual se ofrece apoyo a 2.200 pequeños y medianos productores para la renovación y riego. También, está el de FEDECÁFE, el cual incluye la renovación de miles de hectáreas de cafetales en la región.

Ovalle espera que en la memoria de la gente quede la imagen de una buena ejecución de programas y de obras con transparencia y gran compromiso con la comunidad. “Todo lo que nos propusimos lo estamos haciendo. Hay un buen nivel de aceptación de lo que estamos haciendo por parte de la población”, afirma. Considera que las gobernaciones futuras son las que se van a encargar de evaluar su gestión, porque eso se verá reflejado a largo plazo. “Aspiramos a que este año y medio podamos cerrar con broche de oro todos los proyectos que tenemos plasmados en el Plan de Desarrollo”, concluye.

Comparte este contenido en tus redes sociales