Trump niega que aranceles perjudiquen la economía de EE.UU.

trumpfed
Actualidad

Después de que el Presidente Donald Trump haya negado que los aranceles perjudiquen la economía estadounidense, culpó a la Reserva Federal por permitir un dólar fuerte en relación con otras monedas, pues, según él, esto conlleva a que las exportaciones de este país sean mucho menos competitivas dentro del mercado global. 


El mandatario argumenta que el problema no es la implementación de aranceles a productos provenientes de China, ya que, de acuerdo a sus publicaciones, solamente está combatiendo y se está ocupando de los “actores malos o injustos”. A pesar de su indiferencia, varias empresas y distintos expertos le han comentado al mandatario sobre las diferentes repercusiones que esto puede traer para el sector económico de su país. 

Sin embargo, Trump culpa especialmente a la Reserva por permitir que el dólar esté por encima de otras monedas y por la desventaja que, según él, implica la caída que ha tenido la divisa europea frente a la norteamericana, pues señala que las exportaciones estadounidenses han disminuido su competitividad dentro del mercado y que, por lo tanto, la economía se ve gravemente afectada.

“El euro está cayendo contra el dólar ‘como loco’ dándoles una gran ventaja a las exportaciones y las manufacturas (…) y la Fed no hace NADA!”, dijo Trump en una publicación de su cuenta oficial de Twitter. 

No obstante, el gobernante no sólo ha culpado al Banco Central de este declive económico, pues también ha señalado que aquellas empresas que se quejan de los aranceles están dirigidas por incompetentes, defendiendo así su postura clara en este aspecto.

“Las compañías mal administradas y débiles culpan astutamente a estos pequeños aranceles en lugar de a sí mismos por una mala gestión… ¡Son solo excusas!”, afirmó en sus redes sociales. 

La “guerra comercial” entre Estados Unidos y China ha tenido un fuerte efecto en las bolsas del mundo, dados los anuncios de cada país de imponer aranceles a los productos que importen entre sí ambas naciones. 

China, por ejemplo, retomará el impuesto del 25 % a los automóviles estadounidenses importados, luego de levantar este tributo a principios de año para contribuir a las negociaciones con EE.UU. Adicionalmente, se instaurarán otros aranceles (entre el 5 y 10 %) a más de cinco mil productos norteamericanos.

Por su parte, Trump anunció que tasará el 10 % sobre 300 mil millones de dólares en importaciones chinas, además de indicar que desde octubre, “los 250 mil millones de dólares de bienes y productos procedentes de China, que actualmente están gravados con un 25 %, estarán gravados con un 30 %”.

Comparte este contenido en tus redes sociales