Un desarrollo con criterio social

La alcaldía de Socha es la nueva meta que se ha propuesto Zandra María Bernal Rincón, la abogada especialista en Derecho Administrativo de la Universidad Santo Tomas y experta en Derecho Minero de la Universidad Externado de Colombia, oriunda de ese bello municipio boyacense, al que asegura conocer como la palma de su mano. Proveniente de una humilde familia del campo, de la pequeña vereda Bisvita, su propósito desde que se fue a estudiar, fue el de volver a su tierra natal para servir a su comunidad.
“Yo quise formarme y prepararme para regresar con la frente en alto a trabajar y a cambiar la historia del municipio”, señala Zandra quien, a cuatro meses de celebrarse las elecciones regionales, trabaja en una agenda programática que realmente beneficie a los sochanos, para la cual pide su respaldado en las urnas.

Convencida de que lo que su departamento necesita es desarrollo con criterio social, para que de esta manera todos sus habitantes puedan beneficiarse de las enormes riquezas que ofrece el municipio de Socha, Zandra María Bernal enfocará su trabajo en mejorar los niveles de empleo en la región, en ofrecerle nuevas alternativas de progreso a la comunidad, en recuperar las vías de acceso para conectar el campo con la zona urbana local y en ejecutar prácticas mineras mucho más responsables y seguras. 

Para mejorar los niveles de riqueza del municipio, Zandra le dará prioridad a dos renglones de la economía que tienen un fuerte potencial, pero a los que les falta una mejor ejecución: el desarrollo agrícola e industrial. “Para ello, lo que mi alcaldía buscará será la construcción de centros de acopio, la promoción de mercados campesinos para garantizar la eliminación de los intermediarios y la consolidación de programas que apoyen a los campesinos. Necesitamos ser capaces de generar nuevas formas de ingresos que se queden en el municipio y que realmente lleguen al bolsillo de la gente”, asegura la precandidata a la alcaldía por el Centro Democrático y especialista en Derecho Administrativo y experta en Derecho minero/petrolero en la Universidad Externado de Colmbia. 

Por los valores familiares

En calidad de empresaria, Zandra buscará mejorar los ingresos de las familias de su municipio y de alcanzar un desarrollo con equidad.

Con la intención de llegarle a las comunidades y a los sectores más necesitados y vulnerables de la región, la aspirante a la Alcaldía de Socha espera cambiar las condiciones de vida de los niños, de los ancianos y de las madres cabeza de hogar, para que el municipio camine hacia el desarrollo y la equidad. “Yo soy una mujer que quiere trabajar para las familias. En Socha debemos pensar en nuestro futuro. Este nuevo futuro debe ser sinónimo de crecimiento para todos. Con los años, aprendí que soñar es importante, pero con los pies en la tierra y los ojos bien abiertos para poder actuar con criterio y concretar los sueños, hacerlos posibles. Porque los sueños, por si solos, no alimentan a nuestros hijos, no pagan las facturas, ni arreglan las vías. Eso solo es posible gracias a los recursos que sacamos de nuestro trabajo diario. Quiero que me recuerden como una mujer que marcó la diferencia en las familias boyacenses y que les garantizó mejores posibilidades a sus hijos”, sostiene la dirigente política

Trabajando por la minería responsable

Consciente de que buena parte de la población sochana vive de los recursos minerales, lo primero que se propone en caso de ser elegida alcaldesa, es conseguir que su municipio se comprometa a retribuir lo que la tierra le ha dado por años, a través de un Gran Pacto de Minería Responsable. “Llegó la hora de cuidar de nuestros trabajos, pero también llegó la hora de cuidar del medio ambiente. Estas dos variables no deben ser opuestas. La riqueza mineral debe ser sinónimo de desarrollo y no de pobreza. Tenemos recursos suficientes si aprendemos a cuidar la tierra. En Socha no queremos mirar hacia el pasado, ni queremos hacer parte de las disputas del presente. Queremos construir futuro”, añade. 

Rehabilitación Laboral

El aumento desmedido de las incapacidades médicas en el país, muchas de ellas falsas o sin justificación alguna, es otro mal que ataca al sistema laboral y de salud en Colombia. Según datos del Ministerio del Trabajo, en el último año cerca de 1,7 millones de empleados generaron cuatro millones órdenes de incapacidad; es decir, al menos 11 mil diarias. A raíz de este problema, la firma diseñó la herramienta Procedimiento de Rehabilitación y Reincorporación Laboral, derivada del programa de Rehabilitación Integral. Esta fórmula, explica Velásquez, busca que el trabajador no pase por encima del empresario y que por el contrario siga con la regla médica en caso de que sufra de una patología. Palabras más, palabras menos, lo que se hace no solo es un acompañamiento y monitoreo, sino que además se ejecuta un plan de acción con el fin de conseguir la recuperación de salud del trabajador, rehabilitarlo y que se reintegre a su labor. Sin embargo, si esto no es posible y el trabajador continúa en incapacidad en atención a que se niega a dar cumplimento al programa, se buscarían las opciones legales para poder terminar el vínculo laboral. “Este proceso nos ha dado mucho resultado, pues hemos conseguido que el personal logre compensar, en el mayor grado posible, sus desventajas originadas por una deficiencia o una incapacidad que ha afectado su desempeño laboral y al mismo tiempo proteger los intereses de la compañía, concluye”.

Una gerencia comprometida

Con un compromiso acérrimo por hacer una gerencia responsable e inteligente de los recursos del municipio, para construir un futuro promisorio a los habitantes, la aspirante considera necesario administrar las finanzas públicas con transparencia y eficiencia. “Como empresaria aprendí esta lección. También aprendí que uno no puede enriquecerse a costa del bienestar de las personas. Por eso, propongo un desarrollo con criterio social, para que todos nos beneficiemos del potencial de nuestro municipio y de nuestro departamento”, finaliza diciendo Zandra Bernal, quien durante años lideró su empresa, Energy Coal.

Aludiendo a la importancia de la familia y de los valores tradicionales, la aspirante a la alcaldía quiere fortalecer el núcleo familiar y enfocarse en la infancia, la adolescencia y la tercera edad.

“Como ciudadanos, hemos aprendido a mirar más allá de la política y de los políticos. Hemos aprendido que las buenas ideas trascienden a los partidos, que no tienen un color que las defina. Por eso, la realidad política actual nos obliga a liderar alianzas que sean capaces de representar una pluralidad de fuerzas y de opiniones, a rodearnos de personas que como nosotros crean que la democracia se fortalece gracias a la diversidad de ideas y al trabajo en equipo, porque Juntos, ¡todo se vuelve posible!”

Comparte este contenido en tus redes sociales