Una nueva apuesta por el Valle del Cauca

Gestión Pacífico Paz Salud Vivienda

Con la dulzura como característica principal de su feminidad, pero con la tenacidad y carácter propio de una profesional dedicada a la política, entra al ruedo la abogada Norma Hurtado Sánchez, una mujer apasionada por su trabajo social, quien desde sus funciones como secretaria general del Valle, coayudó a la implementación de los mecanismos de transparencia por Colombia, para salvaguardar el buen conducto en la ejecución de las tareas de la gobernación.

Norma Hurtado Sánchez

Abogada de la Universidad de Cali, especialista en Derecho Administrativo y en Derecho Municipal, cuenta con un posgrado en Gerencia y Servicios de Salud y con un diplomado de Relaciones Públicas. Fue subgerente administrativa y financiera del Banco Agrario y ocupó este mismo cargo en la Empresa Social del Estado Antonio Nariño. Además, trabajó como subdirectora para la Vigilancia de la Contratación Estatal en la Personería de Santiago de Cali y como secretaria general de la Gobernación del Valle del Cauca.

Puerto de Buenaventura.

Con un camino recorrido en cargos públicos que le permitieron tener un acercamiento a las necesidades de las comunidades más vulnerables, llega al Congreso de la República Norma Hurtado, gracias a más de 60 mil personas que creen en su visión, trabajo y compromiso de esta mujer. Su legislación se centrará en el fortalecimiento del campo, el desarrollo de oportunidades, la protección para la mujer y en la búsqueda de cambios trascendentales en la salud y la educación.

Para cumplir el propósito de fortalecer el campo, la representante electa plantea dos caminos. El primero se trata de la recuperación de vías terciarias, “los campesinos se están viendo afectados por su desplazamiento porque los vehículos no pueden tener un acceso posible a esas zonas”; frente a este escenario, pretende trabajar en la búsqueda de inversiones para el mejoramiento de las rutas. El segundo camino es el fortalecimiento comercial, como explica la representante: “el campesino puede negociar de una manera mucho más efectiva y no vender al mejor postor”. La propuesta le apuesta a conseguir comercializar los productos de cultivos en centros de acopio que reconozcan y dignifiquen la labor rural.
Además, una de sus iniciativas es el desarrollo de un programa de catastro multipropósito. Este proyecto se elabora con el fin de dar titularidad a los rurales y así comenzar a construir paz desde el campo, “buscamos que el campesino tenga la seguridad de que la tierra que está trabajando es suya y de que vale la pena creer en la firma de los Acuerdos de Paz”.

Como vocera del pueblo del Valle del Cauca, se propone impulsar iniciativas que representen bases legales para el cambio urgente por el que clama la gente de Buenaventura, “es el puerto que le genera gran parte de los ingresos al país, pero que se quedó sin inversión social y sin desarrollo”, afirma la abogada.
Frente a este panorama, se enfoca en cinco aspectos a trabajar: devolver la seguridad, inversión en educación, deporte, cultura etc., la accesibilidad permanente al agua potable, la recuperación del servicio de salud, y por último, convertir al aeropuerto en una solución económica y turística. “Son cosas que no están en mi resorte como congresista, pero que tendré que traer como vocera”, aseguró.
En materia de educación, el compromiso está en conseguir que el Estado voltee su mirada hacia la infraestructura de las instituciones en el Valle del Cauca y que la financiación necesaria llegue al territorio. En el área de la salud, trabajará por conseguir una reforma sustancial a la salud, “sueño con una ley trasformadora, que permita mucha más agilidad, que se haga mucho énfasis en la prevención y promoción de la salud”.

Para la protección y la apertura de oportunidades para la comunidad femenina, se concentrará en ejercer control político hacia las leyes que salvaguardan a la mujer de agresiones e injusticias, pero no se cumplen. Su preocupación es “que en los municipios y las gobernaciones asuman esta ley como una prioridad”. El camino para conseguirlo es el acompañamiento a las víctimas de maltratos físicos y verbales que alzan su mano por ayuda y deciden cortar con el agresor; para ellas, están a su servicio los hogares de paso, donde se brindan todas las orientaciones legales y psicológicas que necesiten.
Por otro lado, resalta la necesidad de acompañar a la mujer campesina víctima de la violencia que decidió permanecer en su territorio. “Como congresista, mi gran responsabilidad con ellas será que, al momento de la aprobación de los presupuestos, estas mujeres sean tenidas en cuenta en todo este proceso de posconflicto”. Para la representante, este recurso económico debe ser dado a través de capital semilla, con el fin de generar dinámica en la labor campesina e impulsar su quehacer.

Uno de sus objetivos es el fortalecimiento del campo.
Comparte este contenido en tus redes sociales