UNA PREOCUPANTE RADIOGRAFÍA

Por, representante a la Cámara, Margarita Restrepo

Margarita Restrepo

La evidente animadversión que el presidente Santos tiene por Antioquia se ha puesto de manifiesto con el abandono al sector de la salud en nuestro departamento, al que se le debe, al día de hoy, la inaceptable suma de $142 mil millones.

Una de las más perjudicadas con esta situación es SaviaSalud, EPS que opera en 113 municipios del departamento y atiende a más de 3 millones de personas y que registra una deuda de más de $557 mil millones, de los cuales el 65.9% corresponden a cartera morosa. El Gobierno no ha querido atender la crisis hospitalaria en Antioquia. Ha hecho oídos sordos a las múltiples solicitudes para adoptar medidas tendientes a mitigar los efectos de esta situación.

En Antioquia hay una evidente disminución de suministros, se han cancelado procedimientos necesarios para pacientes con cáncer, se registran retrasos en el pago de la nómina de los profesionales de la salud, escasean los medicamentos para pacientes de alta complejidad. Así mismo, hay una preocupante reducción en el número de camas y quirófanos.

Esta semana, los congresistas del Centro Democrático de Antioquia, encabezados por el presidente Uribe, dejamos una constancia, tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes, en la que alertamos sobre la crisis en el sistema de salud en Colombia.

Resulta muy grave que hospitales tan importantes como el Pablo Tobón Uribe haya anunciado cese de operaciones y recortes en su planta de personal médico. El director de dicho hospital se vio obligado a retirar 79 camas por falta de recursos. Al buscar el origen de la crisis, nos encontramos que esta fue causada por las deudas multimillonarias que dejaron entidades como Caprecom o las desaparecidas SaludCoop o Cafesalud.

Debemos exigirle al presidente Santos que saque a la salud del profundo foso en el que la introdujo su gobierno”.

El Gobierno, que tiene la mano ligera para firmar los cheques que se necesiten para satisfacer el acuerdo con la banda terrorista de las Farc, ha dejado en el más absoluto abandono al sistema de salud colombiano, poniendo irresponsablemente en riesgo a millones de ciudadanos.

Ahora que empezará a discutirse el presupuesto general para el año entrante, resultará de singular importancia que el gobierno deje de lado su indolencia y prefiera asignarle más recursos a la salud, así sea necesario reducirle los beneficios y lujos prometidos a alias Timochenko.

Este problema no se soluciona liquidando a las EPS, como se ha venido haciendo a lo largo de estos 7 años de gobierno Santos. Todo lo contrario, hay que buscar el mecanismo para salvarlas, saneando sus finanzas y buscando las alternativas para que puedan pagar sus acreencias.

Aún no sabemos, por ejemplo, exactamente cuánto dinero le quedaron debiendo a los hospitales aquellas EPS que Santos resolvió liquidar.

Debemos hacer un frente común para exigirle a este gobierno que abra los ojos, que atienda con seriedad la situación hospitalaria y que en vez de seguir repartiendo mermelada para corromper a quien se le pase por el frente, concentre todos sus esfuerzos en sacar a la salud de nuestro país del foso en el que la introdujo.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password