“Venimos a servirle al Cesar”

Actualidad Cámara de Representantes Caribe Gestión

Al Congreso de la República llega una nueva cara de la política, alguien que viene para trabajar por y para los ciudadanos que depositaron en él su voto de confianza en las urnas. Se trata del representante a la Cámara por el Cesar, José Eliécer Salazar, un contador público especializado en Hacienda y Planeación, que tuvo la segunda votación más alta de la región en las elecciones del 11 de marzo pasado. El hacer parte de la Cámara junior internacional, una organización mundial formadora de líderes y el contar con una importante experiencia como gerente de la reconstrucción de dos municipios del departamento del Quindío afectados por el terremoto de 1999, le dan el bagaje suficiente para servir al país desde el Legislativo.

La llegada de José Eliécer Salazar al Congreso estará marcada por varios proyectos que buscan la plena transformación y el desarrollo social de su departamento, el mismo que lo eligió para que en los próximos cuatro años abandere, desde la Cámara, iniciativas que redunden en beneficio de la población.  “Además del trabajo legislativo que hay que hacer en el Congreso, estoy muy motivado a trabajar por la comunidad, que es la que me dio la oportunidad de llegar a estas altas esferas”, sostiene el representante electo, quien quiere entrar al Capitolio Nacional pisando fuerte, y para ello comenzará a gestionar recursos que le cambien la cara a la región en materia agropecuaria, económica y medioambiental.

Jorge Eliécer (hijo mayor), Eliecer Salazar (representante), Tilsa Vega (esposa), Jose carlos (hijo menor), durante la inscripción en la Registraduría de Valledupar.

Salazar tiene el compromiso de trabajar en la línea del sector agropecuario, al que, según su criterio, se le debe mucho por el aporte que ha hecho al desarrollo y generación de empleo en el Cesar. Considera por ello que, para revitalizar el campo hay que hacer énfasis en el mejoramiento de las vías terciarias, en una tarea mancomunada con los alcaldes de los municipios del departamento, para garantizar su ejecución.

Sin duda, el Cesar ha ido evolucionando en el desarrollo de la agricultura, con cultivos de cacao, café, aguacate y plátano, entre otros. Desde el gobierno local y el Congreso se busca ayudarles a los trabajadores del campo a construir un proyecto de vida, labor en la que será fundamental la educación. La idea es que se le puedan hacer escuelas en las veredas para que no solo los niños vayan a estudiar, sino también los campesinos. “Tenemos que protegerlos y darles el valor que merecen porque ellos son los que hacen que haya desarrollo y competitividad en la región. Son cosas pequeñas, pero sé que van a tener un significado grande para ellos, no los podemos dejar solos”, afirma Salazar.  

Actualmente, la economía del departamento reposa sobre la actividad minera, sector que hace un aporte importante al Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia. El electo congresista cree que las empresas que explotan el carbón y el petróleo en esa región del país pueden hacer mucho más por la población. En su concepto, les ha faltado compromiso social, al igual que al Gobierno Nacional con su decisión de recortarle regalías al departamento. “Solo se le está girando el 20% de lo que se le giraba hace 10 años”, asegura. Pero el problema va mucho más allá.  Con la contaminación de ríos como el del Cesar, la Ciénaga de Zapatosa -que es un espejo de agua de más de 60 mil hectáreas-, la zona se ha visto golpeada ambientalmente, lo que ha llevado a disparar las enfermedades pulmonares en los trabajadores mineros y habitantes que residen cerca de las áreas de explotación.  

Con el propósito de hacerle frente a esa situación, Salazar planteó la creación de un fondo de compensación ambiental para reivindicar a los territorios que están bajo la explotación minera. Esta propuesta será una de las primeras que se concertará con el Ministerio de Ambiente para reparar el daño causado a la comunidad. “Vamos a insistir mucho en eso, y cuando digo insistir es que soy terco. Sé que vamos a sacar adelante ese fondo para que haya una compensación social, ambiental y económica” a la población y al departamento.

Para Jorge Eliecer Salazar, su trayectoria profesional y política ha tenido como base los principios y valores que desde su hogar le inculcaron. El electo congresista tiene claro que su esposa, Tilza Vega Rodríguez y sus hijos, Jorge Eliécer y José Carlos, han sido la base fundamental de su vida.

Ahora quiere en estos cuatro años demostrarles a las más de 36 mil personas que confiaron en su candidatura que valió la pena elegirlo y “que nos dieran el voto de confianza para representarlos. Vamos a demostrarle al pueblo colombiano que sí se puede trabajar con honestidad y pulcritud”, concluye.

Salazar en una reunión organizada por el grupo Más Positivo en el municipio de Becerril.
Su contacto con la gente se da en el día para conocer los problemas de la comunidad.
Comparte este contenido en tus redes sociales